lunes, 18 de julio de 2011

Una denuncia hacia el deber y/o derecho de la arquitectura sostenible

Por:Juan Carlos Montalván
Ensayo Primer Periodo 2011

Hoy en día la arquitectura sustentable se está convirtiendo en una necesidad impulsada no únicamente por un mercado de oferta y demanda sino también por una respuesta moral de parte de los diseñadores ante la problemática ambiental a la que se enfrenta el planeta y de la cual el negocio de la arquitectura es en gran parte responsable.

Pensar en una arquitectura ecológica, es pensar el edificio como un organismo vivo interactuando en un determinado ecosistema. Es un modo de concebir el diseño arquitectónico buscando aprovechar los recursos minimizando el impacto ambiental de las construcciones sobre el ambiente natural y sobre los habitantes para lograr un equilibrio entre las demandas de la sociedad, el medio ambiente y la economía y en última instancia, la restauración de daños ya causados. Todo mediante una propuesta apoyada en las herramientas pasivas y activas.

Generalmente se interpreta erróneamente el significado de la Arquitectura Sostenible. En cada etapa del proceso de diseño aparecen una serie de falacias de lo que percibimos como arquitectura sostenible. Por ejemplo en la crítica que nos presenta Martín Lejarraga con el título “Lo sostenible es una coartada para seguir haciendo lo mismo” nos dice:

“Expresando el riesgo de actuar sabiendo que tus acciones están siempre siendo auditadas y chequeadas y puestas en cuestión. La energía que eso supone, la adrenalina que tienes que generar continuamente para poder estar atento. En la arquitectura hay una parte intelectual y otra que es el negocio, que no me atrevo ni a calificar porque no participo mucho en ese mundo. Pero lo que no es negocio es la guerra, y una guerra cada día más complicada y más difícil porque el ámbito del negocio va ocupando la actividad social y por tanto de la actividad arquitectónica. Las dificultades de sacar adelante cualquier obra son cada vez mayores.” 1


Maqueta Lejarraga

Es en este caso la arquitectura se ve posesionada por la parte económica, la cual no pretende un interés en un aspecto que no sea de aumento de la ganancia ni en aportar una pequeña colaboración para el desarrollo del medio ambiente; dificultando la labor del arquitecto se ve obligado a balancear entre sostenibilidad y negocio .En el siguiente párrafo de el autor Martin Lejarraga continua:

“La mayoría de las veces que se habla de estos términos son palabras huecas que intentan dar un barniz a cualquier tipo de intervención aunque luego no tengan nada de sostenibles. Se usa con facilidad e impunidad porque muchas veces se trata de engañar a los demás. La arquitectura de verdad, la arquitectura a secas, ha sido siempre sostenible. Lo demás, lo que entendemos por negocio, nunca ha tenido que ver con eso y ahora tampoco por mucho que le pongan algo más de aislamiento y placas solares. El concepto de sostenibilidad no pasa por ahí pasa por un planteamiento previo mucho más importante que se resume en la frase de Bartebly “preferiría no hacerlo”. Lo primero que hay que plantearse es si la intervención es realmente necesaria y en qué términos. Hemos convertido lo sostenible en una coartada para seguir haciendo lo mismo, para seguir construyendo miles de viviendas innecesarias en lugares donde no se debería construir”. 2

El autor presenta una denuncia sobre la concepción errónea de arquitectura sostenible de hoy en día. En esta época la palabra sostenibilidad es un termino muy popular el cual solo se pronuncia una y otra vez pero no lo aplicamos en arquitectura ya que se habla de muchos elementos que contribuyen a lo sostenible y los cuales adornan las propuestas de diseño pero no se responde a las demandas de la sociedad en cuanto a sostenibilidad, contexto y aspiraciones.

“A lo largo de los años, el arquitecto ha ido perdiendo el prestigio de un técnico competente y preocupado por su trabajo. Y ese caudal de profesionales preocupados ha ido desdoblándose en dos ramas: la rama a la que le da todo igual, que van a ser una pieza más del engranaje constructivo y del mercado y otros arquitectos que quieren marcar la diferencia. La sociedad, que es inteligente, rechaza a unos y a otros. A los primeros porque la falta de compromiso la ven en sus viviendas. Y la otra rama, mucho menos numerosa, en su afán, a veces perverso, por hacer las cosas distintas, se queda en todo lo contrario, en tratar de imponer una serie de actuaciones que la sociedad no necesita o no entiende o le resultan caros e inabordables. Y se preguntan ¿no hay una forma de abordar las cosas de forma proporcional, honesta, tranquila, adecuada?” 3


Terraza en el Bosque

En la página web de Red Verde Ciudadana en su editorial “Hacia una Arquitectura Ecológica” el arquitecto Horst Schmitges invita a reflexionar sobre la arquitectura como si se tratase de un ser animado: “Pensar en una arquitectura profundamente ecológica, es pensar el edificio como un organismo vivo interactuando en un determinado ecosistema. Por ejemplo: una persona ingiere alimentos y elimina sus desechos, inhala oxigeno y exhala anhídrido carbónico. Si entendemos a la arquitectura como un organismo vivo, vemos que: necesita materiales para su construcción que generan un impacto ambiental; consume agua y elimina aguas grises y negras; toma aire exterior y despide aire viciado; necesita energía: eléctrica, gas, carbón, leña y petróleo, y elimina calor, radiación electromagnética, ruido y contaminación. Estos son los componentes del ciclo energético de una casa. Evaluar el impacto de cada uno de ellos y diseñarla de tal modo que los ciclos se auto regulen en armonía con los ciclos de la naturaleza, es nuestro desafío.”

¿Qué es entonces una arquitectura ecológica?

Es aquella que establece una interrelación armoniosa con la Naturaleza y con el Hombre. - Integrándose al ecosistema local: haciendo uso de los materiales y evaluar su impacto al entorno y armonizándolo logrando un conjunto que emule a los organismos vivos en cuanto a eficiencia y adaptabilidad, una relación entre el contexto y la obra arquitectónica que presenta soluciones al daño ocasionado a los ecosistemas tomando en cuenta las necesidades físicas, económicas y espirituales que siempre se han expresado en la arquitectura.

Para abordad una solución ala discrepancia que nos ocupa, el libro hacia una arquitectura sostenible nos plantea: “Para crear una arquitectura que se integre en los ciclos vitales de la Naturaleza, lo primero que debe hacerse es analizarla e intentar entenderla al máximo. Hay que evitar caer en el error de intentar emular simplemente la forma o la estructura de ciertos organismos naturales, y tampoco sirve de ayuda intentar usar la Naturaleza como fuente de inspiración. El modo de hacer las cosas del hombre, con ayuda de la tecnología que ha creado, es totalmente diferente al modo de hacer las cosas de la Naturaleza, y sus mecanismos naturales.”4

Podemos mencionar muchos principios de la arquitectura sostenible pero siempre diremos “ese principio lo cumplimos”, se puede ejemplificar con algunos principios esenciales y por los cuales debemos regir la arquitectura sostenible; tal es el caso de valorar: valorar las necesidades no solo cubrir las necesidades del cliente sino la del entorno del mismo modo, el sector de la construcción es el responsable de aproximadamente el 50% del vertido de residuos y emisiones en todo el mundo. Gestionar ecológicamente los desechos la modulación de suelos, paneles de tabiquería, paneles de fachadas produce inevitablemente una enorme cantidad de residuos. Utilizar materiales reciclables la “planta libre” y el concepto de desligar la estructura portante de los cerramientos y distribuciones del edificio, lo único que crea es un disminución de inercia térmica, y por tanto, la imposibilidad de un ahorro sustancial del consumo energético.

“En ningún caso el hombre ha pretendido realizar una actividad constructiva que estuviera integrada, en mayor o menor medida, en los ciclos naturales de la naturaleza.”5 Intentando maquillar la arquitectura racionalista usual con elementos sostenibles, lo único que va a conseguir es un encarecimiento de los edificios, pero no va a hacer nada por el medio ambiente.

“No pretendamos tapar el sol con un dedo”

La arquitectura sostenible es algo que debe nacer desde el momento en que el arquitecto se sienta a conceptualizar el diseño no debe ser producto de una imposición o necesidad de adaptarse a la última tendencia “verde” sino que debe ser producto de un conjunto de valores que reflejen cierta actitud o verdadero compromiso por el medio ambiente. Solo un arquitecto verdaderamente consciente de esto es capaz de comprender los mecanismos de la naturaleza, y traducirlos en una propuesta apoyada en conocimiento para lograr un equilibrio entre el hombre y su entorno.

“Una cosa es concebir y otra es producir”


Aprovechemos al máximo los recursos, maximicemos la utilidad del edificio y disminuyamos su impacto ambiental para que nuestras propuestas no sean solo mascaras de sostenibilidad donde el solo poner un panel solar o una losa ajardinada nos haga creer que estamos haciendo arquitectura sostenible. Tenemos que ver más allá de lo evidente, de lo simple para ofrecer un producto bien fundamentado que realmente merezca llamarse arquitectura sostenible.


1 Martín Lejarraga, “Lo sostenible es una coartada para seguir haciendo lo mismo”, párrafo titulado “Dices que la arquitectura es como ir a la guerra todos los días, vaya riesgo, ¿no?.
2 Martín Lejarraga, “Lo sostenible es una coartada para seguir haciendo lo mismo”, párrafo titulado “Es que quizás en estos momentos “sostenibilidad” sea la palabra de moda en el Mundo.”
3 Martín Lejarraga, “Lo sostenible es una coartada para seguir haciendo lo mismo”, párrafo titulado Esto, igual que lo que cuentas de las maquetas, provoca un alejamiento entre arquitecto y usuario.
4 Libro hacia una arquitectura sostenible Titulo: “La creación de Naturalezas Artificiales” pagina 9-10
5 Libro hacia una arquitectura sostenible pagina 12


Web grafía

http://es.wikipedia.org/wiki/Arquitectura_sustentable
http://www.redarquitectura.cl/2009/09/02/martin-lejarraga-lo-sostenible-es-una-coartada-para-seguir-haciendo-lo-mismo/
http://www.barcelonaenergia.cat/document/actualitat/hacia_una_arquitectura_ecologica.pdf