martes, 16 de diciembre de 2008

De lo contrastante a lo chocante

(Por Candy Molina)
En nuestra sociedad se ha perdido el concepto de qué es contraste en una obra arquitectónica o en un espacio determinado, esto podría ser debido a la falta de conocimiento de estos términos o simplemente por ignorar los parámetros ya existentes sobre este tema, y hacen que una obra arquitectónica se llegue a convertir en algo chocante. Debido a esta falta de comprensión hoy en día tenemos una mezcla de estilos mal imitados que en vez de proporcionar belleza y uniformidad a la ciudad caen en lo chocante y causan repulsión, molestia e incomodidad a los espectadores de las mismas. A causa de esta problemática es necesario analizar algunas definiciones de Contraste, los tipos que existen, y los efectos que estos producen, como también analizar qué es Chocante y cuáles son sus efectos.

Contraste es el efecto que permite resaltar el peso visual de uno o más elementos o zonas de una composición, mediante la oposición o diferencia apreciable entre ellas, permitiéndonos atraer la atención del espectador hacia ellos. Otra definición de contraste es la diferencia relativa en intensidad entre un punto de una imagen y sus alrededores. Oposición, contraposición o diferencia notable que existe entre personas o cosas, es aquello que sale de contexto dentro de un espacio o ambiente pero que a la vez se acopla a éste de manera sutil y sencilla aunque sea algo totalmente diferente a lo de su entorno.

Existen varios tipos de contraste, el primero se refiere al Contraste de Tonos este se obtiene entre elementos que poseen tonos (claridad-oscuridad) opuestos. En este caso, el mayor peso lo tendrá el elemento más oscuro, destacando el más claro sobre él con más intensidad cuanto mayor sea la diferencia tonal. Conforme se disminuye la tonalidad del elemento más oscuro el contraste va perdiendo intensidad, siendo necesario redimensionarlo si queremos mantener el mismo contraste, a continuación un ejemplo de este tipo de contraste:

1. Contraste de Tonos

El segundo tipo de contraste se refiere al Contraste de colores que es el creado entre dos colores que será mayor cuanto más alejados estén en el círculo cromático. Los colores opuestos contrastan mucho, mientras que los análogos apenas lo hacen, perdiendo ambos importancia visual. Este efecto se puede usar para dar mayor dimensión o sensación de proximidad a un elemento en una composición, situándolo sobre un color que contraste con él. Este tipo de contraste es especialmente indicado para los contenidos textuales, en los que debe primar la facilidad de lectura. Lo ideal será el texto negro sobre fondo blanco, ya que es el que más contraste crea (contraste de tono). Pero en ciertos elementos, en los que este juego de colores no sea posible, habrá que buscar siempre un texto cálido sobre un fondo frío o viceversa. A continuación un ejemplo de este tipo de contraste:

2. Contraste de Colores

El tercer tipo de contraste habla del Contraste de contornos, los contornos irregulares destacan de forma importante sobre los regulares o reconocibles. Este tipo de contrastes es adecuado para dirigir la atención del usuario a ciertos elementos de una composición. No obstante, hay que ser comedidos en su uso, sobre todo si se combinan con otros tipos de contraste, ya que pueden ser un foco de atracción visual demasiado potente. Además, crean mucha tensión en el espacio que les rodea.

A continuación un ejemplo de este tipo de contraste:

3. Contraste de Contornos

El siguiente tipo de contraste es el Contraste de escala que es el producido por el uso de elementos a diferentes escalas de las normales o de proporciones irreales, consiguiéndose el contraste por negación de la percepción aprendida. Este sistema de contraste es frecuente en fotografía y pintura, consiguiendo atraer la atención del espectador de forma muy efectiva. Ejemplo:

4. Contraste de Escala

Un ejemplo claro de contraste aplicado a la arquitectura seria la Extensión del Museo Judío de Berlín, que fue inaugurado en el año de 1999, por el Arquitecto Daniel Libeskind. El inmueble tiene las fachadas metálicas, ventanas que corresponden a la planta urbana de los vecindarios judíos y las calles donde vivían y presenta una curiosa planta en forma de estrella de David deconstruida.
La idea principal que transmite el edificio es el vacío que han dejado los Judíos Berlineses desaparecidos durante el
holocausto Nazi. El edificio a pesar de tener una apariencia diferente a las de su entorno causando contraste, este se acopla a su contexto por medio de uso de colores y materiales similares al museo existente y las construcciones aledañas; el museo esta situado en el concurrido barrio de Kreuzberg, representa los últimos dos mil años del pueblo de Israel, desde sus primeras huellas en tierras alemanas.
El arquitecto Libeskind plasma en el edificio la importancia en la historia de Berlín y la historia de los judíos. Otra idea que transmite es la necesidad de integrar física e intelectualmente el significado del Holocausto en la conciencia de Berlín. El arquitecto plasma la idea de que solo a través del reconocimiento de la vida judía puede tener un futuro en la historia de Berlín.

El edificio tiene una planta subterránea y cuatro sobre el nivel del suelo. Estas últimas son iguales entre sí salvo la superior, que alberga oficinas y tiene una distribución diferente. La entrada al Museo Judío está en una construcción con planta romboidal situada dentro del edificio antiguo del Museo, consiste en una bajada que se realiza por unas escaleras poco iluminadas y con los escalones oblicuos. Esta bajada conduce al sótano del edificio, el cual está compuesto por unas salas que no están abiertas al público y por tres pasillos rectos que se cruzan formando ángulos no perpendiculares, de manera que la orientación por ellos se complica. El suelo de estas travesías está inclinado, y en el techo hay ráfagas de luz artificial que ayudan la orientación, éste es de color negro para dar más contraste a estas luces, las cuales son las únicas que hay.

Ciertamente el Arquitecto Daniel Libeskind al momento del planteamiento de la obra, pretendía que esta rompiera con lo establecido en su entorno, es decir con la arquitectura neoclásica que es predominante en la zona y al mismo tiempo lograra la adaptación de ésta a lo que la rodea. Evidentemente se logra su cometido ya que aunque el Museo de Berlín es considerado en ocasiones una obra de la corriente deconstructivista (ángulos agudos, desfragmentación de la forma entre otras), su geometría irregular y hasta en cierto grado incomprensible tiene un gran sentido humano y cada elemento no está puesto al azar, sino que con un propósito bien definido, causándonos sin darnos cuenta emociones contrastantes “admiración-rencor, confusión-claridad” por esto sin duda esta obra arquitectónica denota un contraste de contorno.

Exteriormente tal como se observa en la fotografía del Museo (fotografía 5) se obtiene también el contraste de contornos, comenzando por las áreas verdes, que las que existían a los alrededores del Museo están colocadas en una simetría, un orden en ángulos a noventa grados, lo contrario de las que se agregan al Museo, que tienen una distribución que no “combina” con lo típico y lo que es predominante a sus alrededores, pero que a su vez se acopla a este por medio de usos de plantas similares y distribuciones de las mismas en forma similar, formando esto un contraste como también lo hacen los materiales como el metal y el vidrio usados masivamente en las fachadas del Museo que tienen reducidas entradas de luz con el objeto de transmitir sensaciones gratas como desagradables.

Geométricamente esta obra nos resulta llamativa, ya que es predominante a los edificios adyacentes a este, mas es cuidadosa al no opacarlos con su peculiar concepto, sino se integra a lo que lo rodea valiéndose del uso de materiales, geometría y hasta de las emociones que provoca para acoplarse con su entorno, logrando así el efecto de contraste.

5. Extensión del Museo Judío Berlín, 1989-97. Arq. Daniel Libeskind

Chocante al contrario del contraste, es algo que causa extrañeza
, algo Gracioso, chocarrero, antipático, fastidioso, presuntuoso. Que causa incomodidad, desagrado o rechazo. Que se encuentra violentamente con algo. Es aquello que no es agradable al ojo humano y que causa varios tipos de sensaciones las cuales pueden ser: repulsión, enojo, molestia, desagrado entre otros.

Los ejemplos que se mostrarán en las fotografías 6, 7 y 8 de arquitectura chocante, son considerados como tal por ser edificaciones que al ser construidas, no se tomaron en cuenta factores como ser, la arquitectura del entorno, ya que ésta es de gran importancia para el saber el camino que debe seguir una construcción, de lo contrario causará que la edificación sea totalmente fuera de contexto.

Otros de los factores que podemos observar es que no se define un estilo ni un movimiento arquitectónico ya que son combinaciones de elementos indefinidos, son elementos simplemente puestos lo cual produce que la obra sea chocante y no contrastante.

Una sensación contraria a lo que nos transmite el pluralismo por ejemplo, movimiento que nos permite hacer combinación de elementos que pertenecen a estilos y movimientos diferentes pero que el uso genuino de dichos elementos hace que la obra sea contrastante y no chocante.

En los ejemplos citados anteriormente (fotografías 6, 7 y 8) se hace una combinación extraña en la composición que pretenden realizar, no revelando una compresión clara de los elementos que se utilizan en cada una de las fachadas, ya que estos no son pertenecientes a ninguna corriente arquitectónica en sí, sino son una mezcla mal imitada de estilos arquitectónicos como ser arquitectura Griega, Romana, Oriental y ciertos elementos de la arquitectura de su entorno.

6. Glorieta en Plaza Central de Bambamarca, Perú



7. Casa de Habitación, Tegucigalpa, Honduras


8. Casa de Habitación, Tegucigalpa, Honduras

En definitiva si bien es cierto que han surgido movimientos en la arquitectura que nos han abierto las puertas para lograr fusiones de varios estilos arquitectónicos como ser el pluralismo, mencionado anteriormente, logrando obras exitosas y que en muchas ocasiones son encasilladas en varias corrientes al mismo tiempo, debemos tener conciencia y sumo cuidado de lo que resulta estético y agradable a nuestros sentidos, valiéndonos siempre de conceptos de gran importancia arquitectónica como ser simetría, ritmo, movimiento, escala y los conceptos de contrastes como ser los contrastes de tonos, de colores, de contornos, de escala y la aplicación que les damos al momento de plasmarlos en una obra arquitectónica, no cayendo en la exageración y en la mala aplicación de estos para no entrar en lo que si bien no pasa desapercibido, nos resulta chocante, incomodo y hasta de mal gusto.
Bibliografía

Diccionario Real Academia Española, Vigésima segunda edición.

Buscador Google, contraste, Wikipedía la enciclopedia libre, es.wikipedia.org, 01 Septiembre 2008, última actualización 10 agosto 2008

Buscador Google, imágenes contraste, desarrollo web, www.desarrolloweb.com, 24 Noviembre 2008

Buscador Google, http://homohominilupus.wordpress.com, 24 Noviembre 2008
Buscador Google, http://boletin.arquitectura.edu, 24 Noviembre 2008

0 comentarios: