domingo, 23 de noviembre de 2008

The Walt Disney Concert Hall, del caos hacia la armonía


(Por Daniela María Gallo Enamorado. Presentado el 21 de mayo de 2008)
Una vez, el literato alemán Goethe comparó la música con la arquitectura, haciendo una analogía entre ellas, indicando que “la arquitectura es música congelada”i. A su vez, el compositor francés, Claude Debussy, definió la música como “un total de fuerzas dispersas expresadas en un proceso sonoro que incluye: el instrumento, el instrumentista, el creador y su obra, un medio propagador y un sistema receptor”ii.
Ahora, es ahí donde interviene la obra arquitectónica para una sala de conciertos, por su carácter y función, como medio propagador que provee un sistema receptor, reafirmándose como componente de la música en su proceso sonoro.

La Sala de Conciertos de Walt Disney (The Walt Disney Concert Hall en inglés) ubicada en el centro de Los Ángeles, California, es una de las obras más emblemáticas del arquitecto deconstructivista Frank Gehry. Su diseño precedió al del Museo de Guggenheim de Bilbao, aunque no fue así su construcción. El edificio sirve de sede de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y el Coro Magistral de Los Ángeles, al igual que sala de conciertos para múltiples artistas en la industria de la música.

La escultórica obra ha sido considerada como un logro arquitectónico, en donde Frank Gehry marcó el compás de un caos aparente con su batuta de director y autor del proyecto, señalando los movimientos y las entradas de los componentes, la proyección de la administración espacial, y dirección de la ingeniería estructural y de sonido, mediante un lenguaje de elementos arquitectónicos y de los materiales, en el tiempo y el espacio. Así, como lo hace también un director de orquesta, “manteniendo el tempo de la canción, dando las entradas de los instrumentos para la interpretación de su visión personal de la partitura según el concepto global”iii.

La arquitectura al igual que la música, crea ambientes envolventes, como señaló el filósofo español Eugenio Trías, “ambas preparan un hábitat a la figuración icónica o a la significación poética o conceptual”iv. Pero la tangencia de la arquitectura y de la música va más allá, llegando a niveles profundos desde su concepción. Para lograr una obra maestra, ya sea sinfónica o arquitectónica, ésta es sometida desde sus bocetos iniciales y a lo largo de su paso hacia la perfección, a las intervenciones de complejos procesos psico-anímicos del artista, a prueba y error durante los ensayos. Como también el arquitecto ha seguido el patrón auto-establecido para sus diseños mediante la retroalimentación del ir y volver entre la proyección en los planos y de las maquetas. Con el fin de suscitar una experiencia estética en el espectador, como estímulo detonante de emociones, mediante la interpretación de circunstancias, pensamientos e ideas universales.

La música está compuesta por dos elementos básicos: los sonidos y los silenciosv. Que al igual que la arquitectura compuesta por las formas y los espacios, su primer elemento tiene cuatro parámetros. La altura, como resultado de la frecuencia, produciendo un cuerpo sonoro donde se definen los sonidos como agudos o graves según la distancia o longitud de la onda. Interpretando el primer parámetro dentro de la arquitectura como tal; los niveles máximos y mínimos dentro de la sala de conciertos de Walt Disney son alcanzados por medio de la propagación de la onda con su estilo característico de diseño de metal fluido o sinuoso. La duración como segundo parámetro, corresponde al ritmo de las vibraciones que produce el sonido; representada por la onda, al igual que el edificio incita a deslizar la vista a lo largo de superficie sinuosa. La intensidad es la fuerza con la que se produce el sonido; en cuanto el Walt Disney Hall remarca la intensidad mediante el juego desafiante de las fuerzas o pesos contra la gravedad, además del estudio acústico plasmado en el interior de la sala que resalta y regula el sonido. Y el timbre o textura, como cuarto y último parámetro que permite distinguir los diferentes instrumentos o materiales respectivamente según el arte.

La organización coherente de los elementos enunciados anteriormente concluye en los parámetros fundamentales de la música: la melodía o “conjunto de sonidos” v; el ritmo o “pauta de repetición a intervalos de sonidos y silencios en una composición” v; y la armonía o “regulación de la concordancia entre sonidos que suenan simultáneamente y su enlace con sonidos vecinos” v. Presentes también en la arquitectura de la sala en mención están la melodía en su conjunto, el ritmo en sus forma y espacios, además de la armonía al regular “los sonidos visuales” de los elementos arquitectónicos como la luz, amplificada en su caso por sus secciones cóncavas y convexas. Y lograr al mismo tiempo, concordar como obra escultórica viviente y conviviente dentro de la ciudad.

En la actualidad, gobernados por una democracia, vivimos en una era pluralista, en donde hay lugar a la aceptación de múltiples verdades o ideas universales, que difieren o se asimilan, basadas y justificadas por sus lineamientos filosóficos. Como producto de ello, este caos se ve reflejado en la ciudad, en donde diferentes estilos de proyección arquitectónica interactúan en unísono dentro de la urbe. Dejando como postulado la convivencia, el respeto hacia el contexto. Y como expresó el arquitecto mismo en su documental dirigido por el cineasta Sydney Pollack, Los Sketches de Frank Gehry, “en las urbes bajo un sistema democrático, no te queda más que ser buen vecino”vi, justificando así la escala del proyecto y la relación de este hacia su contexto por respeto hacia su vecina sala de conciertos, el Dorothy Chandler Pavilion. Pero superándola inevitablemente, no sólo por los cálculos de sonido y acústica, sino que también por estar comprometida con la función del espacio y también por encontrarse en conjunción con el mismo fin de la música, siendo parte de ella, exaltando la percepción auditiva del espectador al generar un estímulo visual coherente con los momentos de una obra sinfónica armoniosa.

La sala de conciertos Walt Disney figura un caos aparente logrando una adaptación del carácter en sí en armonía, al ver la música en las formas, como producto de obra sinfónica en donde hace énfasis en la parte triunfal de la partitura: el caos como elemento sorpresivo y dispositivo que desata y exalta las emociones.

Referencias y Bibliografía
i Goethe, citado en Wikipedia.com. Música. Recuperado el 10 de Mayo del 2008. Online. Disponible en
http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica
ii Claude Debussy, citado en Wikipedia.com. Música. Recuperado el 10 de Mayo del 2008. Online.
Disponible en http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica
iii Director de orquesta, citado en Wikipedia.com. Orquesta. Recuperado el 10 de Mayo del 2008. Online.
Disponible en http://es.wikipedia.org/wiki/Orquesta_sinf%C3%B3nica
iv Eugenio Trias, citado en Milenio.com. Eugenio Trías “El pensamiento y la filosofía son la mejor música”.
Recuperado el 18 de Mayo del 2008. Online. Disponible en
http://www.milenio.com/mexico/milenio/nota.asp?id=615471
v Wikipedia.com. Música. Recuperado el 10 de Mayo del 2008. Online. Disponible en
http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica
vi Frank Gehry, citado en Youtube.com. Sketches of Frank Gehry. Recuperado el 16 de Mayo del 2008.
Online. Disponible en http://www.youtube.com/watch?v=Ht6lqFfhk1M

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que no mencionas es el descuido del arquitecto por el entorno por la reflectividad de las superficies en el sol de California, por lo que fue obligado a tratarlas con chorro de arena. http://www.nytimes.com/2004/12/02/arts/design/02gehr.html

Anónimo dijo...

Y aqui va otra. Que habla de la calidad de trabajo de esta "estrella", les recomiendo un poco de espiritu critico. No hagan de la arquitectura una religion y de los arquitectos sus profetas.
http://www.boston.com/news/local/articles/2007/11/06/mit_sues_gehry_citing_leaks_in_300m_complex/

Daniela María dijo...

Si bien no mencione el descuido del arquitecto de las propiedades reflectivas del material empleado fue porque no estaba dentro de mi tema de desarrollo del ensayo, tampoco su calidad constructiva en el detalle.
Si te fijas bien en el titulo y como se desarrolla mi ensayo, veras que es un intento de traducir la simbiosis lograda del arquitecto en crear esa union entre la arquitectura y el objetivo espacial y ambiental de la obra requerida.

En otro contexto, tu punto de vista seria valido, en este no. Pero igual agradezco los comentarios hechos.

Yo tuve la oportunidad de visitar ese edificio dos meses despues de hacer el ensayo, no retracto nada de lo que escribi en el ensayo, pero si apoyo tu observacion en cuanto a la calidad.... pero la calidad en cuanto a detalle de los acabados.... en cuanto a la ingenieria del sonido y el lenguaje arquitectonico utilizado en esta obra, refuto totalmente tu opinion.

Anónimo dijo...

Si no es asi, pues elimina esta parte de tu ensayo:
"...Dejando como postulado la convivencia, el respeto hacia el contexto...vi, justificando así la escala del proyecto y la relación de este hacia su contexto por respeto hacia su vecina sala de conciertos, el Dorothy Chandler Pavilion"

Daniela María dijo...

No hay ninguna necesidad de contestar agresivamente y de manera irrespetuosa.

Vuelvo a lo mismo, siento que se moleste, pero igual Ud. esta fuera de contexto.

Le recomiendo que vea el documental que hizo un cineasta famoso sobre el arquitecto Gehry, ahi el mismo arquitecto en persona se refiere a la relación de escalas de este edificio hacia el Dorothy Chandler Pavilion.

Y le doy un consejo para su vida personal, lo felicito por tener una mente critica, pero siempre y cuando este bien justificada y en contexto a los temas de los cuales habla.

Actualmente vivimos en una era pluralista, donde debemos aprender a ver y respetar las ideas de los demas, claro, siempre y cuando estas esten fundamentadas, aunque no sean de nuestro agrado, pero son verdades relativas, Ud. puede refutar todo lo que desee, pero ojo, fundamentese para poder ofrecerlas suyas.

Anónimo dijo...

Concuerdo contigo que el comentario esta fuera del contexto de tu ensayo. No es mi intencion ofenderte ni refutar el contenido de tu trabajo.
Vi en 2006 el documental que el sr. Pollack (QEPD), hizo con mucho carino para Gehry -le tomo casi 5 anyos-. Los entrevistados, que no son arquitectos, -como Dennis Hopper- no aportan mayor peso a este trabajo, que en general, por haber sido hecho por un lego en arquitectura e inexperto en documentales solo deja como recuerdo el comentario de Phillip Johnson y las cuidadas imagenes de los edificios que ha disenado Gehry.
Fue Schopenhauer, quien via lo escrito por Eckermann en "Gesprache mit Goethe in den letzten Jahren seines Lebens" (1826), atribuye a Goethe el aforismo "Die Baukunst ist eine erstarrte Musik" que usas en la parte introductoria de tu escrito, pero la autoria tambien ha sido tambien dada con mucha frecuencia a Schelling.
He tenido la oportunidad de leer la extensa tesis de Gaston Clerc de la Politecnica de Madrid, sobre el tema de arquitectura y musica. Valdria la pena que la leyeras.

Anónimo dijo...

Tambien te recomiendo "Resonance: Essays on the Intersection of Music and Architecture" de Mikesch W. Muecke y Miriam S. Zack. Se obtiene en amazon.com.

Daniela María dijo...

ok.

Anónimo dijo...

hola
tu ensayo esta muy bien
echo, casi nunca leo
en blogs pero esta vez
lo lei todo,
y una pregunta ¿?
tendras un plano
de el edificio ¿?
de pura casualidad ¿?
si es asi escribeme
por favor
es urgente
gracias!!!

pakko G

pakko_g@hotmail.com