viernes, 21 de noviembre de 2008

El High Tech y su imagen arquitectónica

(Ensayo final de Alejandra Sabillón. Presentado el 10 de diciembre de 2007)
En los últimos 20 años, la “technoimagen” está de moda. Quizás esta arquitectura es el reflejo de las esperanzas del hombre de un futuro de progreso. La technoimagen barre en los concursos internacionales y revistas de arquitectura. Esta nueva tendencia nos introduce más allá de la mera imagen. Nos introduce las variables de la ingeniería dentro del proceso de planeamiento y nos ha proyectado consideraciones estructurales en la iconografía arquitectónica. Esta corriente actual exalta la era en que vivimos, cada generación contribuye con su experiencia y con cimientos a la arquitectura de su propia época. ¿Por qué ir al pasado a buscar una imagen arquitectónica de otra época, de otro tiempo? ¿Por qué plagiar el pasado cuando hay tanto que decir del presente? Eso no significa negar la historia ni su continuidad.

El High Tech es la corriente arquitectónica que se apoya en la Alta Tecnología para expresar su imagen, utilizan a la tecnología como un fin en si, no para llegar a alguna parte. Es el afán por enseñar las estructuras, el acero, el concreto, vidrio y mostrarla como parte estética de la edificación. Es una tendencia de la arquitectura contemporánea caracterizada por la atribución de valores estéticos a los elementos estructurales e instalaciones funcionales.

Sus orígenes formales se encuentran en el Tardomoderno. A causa de la II guerra mundial, el High Tech no surgió en París. Se pudo ver en el proceso de reconstrucción en la Inglaterra posbélica, asumiendo las lecciones aportadas por la movilización industrial durante el período de guerra, aplicación de la industria en el sector de la construcción. Para los años sesenta y setenta surgen ciertos tipos de estructura que fueron la vanguardia del momento.

El termino High Tech se debe a Patrick Buchanan, quien lo utilizó por primera vez en 1983, se consolidó en la década de 1970 a través de la obra de arquitectos como Richard Rogers, Renzo Piano y Norman Foster, siendo estos los principales percusores de la corriente, a los que debemos la creación de edificios de notables dimensiones. Para asi convertirse en el estilo preferido de la clase dirigente Británica. Y convertirse en una nueva imagen de arquitectura a nivel mundial.

Entre las primeras construcciones high-tech cabe destacar el Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou (1972-1976), de Richard Rogers y Renzo Piano, un edificio multifuncional donde las estructuras portantes, los tubos, los conductos de aire y las escaleras mecánicas se encuentran en el exterior del edificio o bien en el interior, pero a la vista. Otros edificios destacables son el Hongkong and Shanghai Bank (1986, Hong Kong), de Foster; el edificio del Lloyds Bank (1986, Londres), de Rogers; y otros más recientes, como la Continental Train Platform (1993, Londres), de Nicholas Grimshaw; el aeropuerto de Kansai (1994, Japón), de Piano, y el Museum of Fruit (1996, Yamanashi, Japón), de Itsuko Hasegawa.

El Centro George Pompidou

El Hong Kong y Shanghai Bank


Pabellón Británico de la Exposición de 1992

Las obras anteriores lograron dejar una imagen clara de lo que es la arquitectura de alta tecnología. Algunas de sus principales características: afán por enseñar la estructura, el acero, concreto y mostrarlos como parte estética de la edificación. Se apoya en los avances tecnológicos para denotar su imagen. Ha introducido a los ingenieros en los proyectos arquitectónicos (no solo en los procesos constructivos, sino también en la expresión de la imagen en la arquitectura).

Me atrevo a decir que los materiales que más sobresalen son cables y vidrios. Arquitectura que procura extraer sus recursos formales de la expresión de la evolución técnica de nuestros días. Otro material es el acero estructural, por su cualidad de soportar grandes esfuerzos con una sección relativamente reducida, logrando así una imagen más atractiva a los ojos del público.
La difusión del modelo o imagen se da en los primeros proyectos, la preocupación por la transparencia lleva a la implementación de una fachada criticable por su elementalidad y por la carga térmica que suponían que iba a fracasar, pero la piel del edificio se ha sofisticado en pocos años. Así que a pesar de todo, no pudieron detener el movimiento vanguardista. Ni lo podrán detener, su imagen sobrepasa los niveles.


La tecnología del High Tech, se encuentra en la vanguardia, por ser consecuencia directa o indirecta de los últimos descubrimientos científicos de la época a que pertenece. Representativa de estos primeros años fueron los puentes metálicos, abriendo estos el potencial del nuevo material constructivo el cual tenia propiedades diferentes a todos los demás materiales constructivos que se conocían hasta la fecha. Otro material que revoluciona en la época moderna es la combinación del concreto, acero y vidrio.

El uso de estos materiales cada día iba formando una imagen en la mente de cada persona, no importando edad, sexo ni fronteras simplemente esta arquitectura entró en nuestro diario vivir marcando una nueva propuesta de hacer arquitectura. Dentro del contexto de la imagen arquitectónica del High Tech se daban algunas características típicas:
- Seducción de la imagen
- Son tan expresivos que atraen la simpatía de cualquiera.
- Potencial simbólico.
La imagen arquitectónica dentro del contexto se da a conocer por las innovaciones tecnológicas y la revolución en la electrónica y como ellas han traído un cambio radical en la práctica del diseño de la arquitectura contemporánea.

El “boom” en la tecnología del procesamiento de datos ha producido un estilo interactivo de arquitectura, uno con complejos sistemas como redes de telecomunicaciones y sofisticadas plantas de ingeniería. Los edificios deben ser “racionales”, creados para ser capaces de manejar funciones complejas, desde el control climático hasta el manejo de todas las operaciones de mantenimiento de planta. No sólo deben proyectar una imagen innovadora sino también funcional.
Con respecto a la imagen y al usuario los clientes regularmente, los usos cambian, y la manera de trabajar dentro del proyecto cambia. Esto es algo inevitable. El edificio debe ser lo mas flexible posible de manera que pueda soportar estos cambios sin que deje de ser aprovechable.

Y no nos podíamos olvidar de la imagen que proyecta el interior. En el High Tech la imagen se transmite en el interior de la misma manera que se hace con el exterior. El High Tech tiende a eliminar los elementos aislantes que encierran la planta. El espacio, no queda definido por el su forma ni por sus limites sino por sus características espaciales: su circulación, su escala, su luz, siendo este el elemento que define la jerarquía de los diferentes espacios contenido en uno mayor.

“La arquitectura de la alta tecnología, se encuentra atrapada en una auténtica imagen. A pesar de su obsesión con el pasado, esas clases dirigentes no dejan de sentirse atraídas también por el optimismo y el aura de brillantez tecnológica del High Tech. Este a su vez depende para su vitalidad e interés de la aplicación de adelantos técnicos, que suelen tener poco que ver con criterios de economía, función u otras racionalizaciones.

La arquitectura de la alta tecnología aparece como en contraposición sincera y sería: sus formas vienen configuradas por motivos funcionales y estructurales que no quedan ocultos.. Las estructuras elegantemente vistas y las transparencias luminosas de la High Tech dan lugar a una arquitectura espectacular que no deja de impresionar ni de la erudita más convencida.”Viviendo asi una arquitectura futurista que siempre va a proyectar una imagen de esplendor por estar siempre tras la vanguardia.”

Bibliografía.
http://html.rincondelvago.com/high-tech.html
http://mx.encarta.msn.com/encyclopedia_1121550076/High-tech.html

0 comentarios: