miércoles, 29 de octubre de 2008

Hegel (para principiantes y estudiantes de arquitectura)

Me disculpo por no haber actualizado antes el blog, sin embargo hay buenas noticias que compartir: A daily dose of architecture nos ha incluído en su lista de links de arquitectura. Mandé un comentario preguntando si sería posible que lo hicieran, ya que soy una de las personas que lee religiosamente ese blog y tiendo a revisar las recomendaciones que dan sobre otras páginas. El dueño muy amablemente nos incluyó, he aquí el link.
Dejo la presentación de la clase pasada sobre Hegel:

Hegel (para principiantes)
View SlideShare presentation or Upload your own.


En la siguiente clase vamos a continuar con nuestras presentaciones de 1 minuto sobre el ensayo correspondiente de Nikos Salíngaros. Recomiendo que practiquen en casa cronometrando el tiempo. Los objetivos de este ejercicio son analizar un ensayo con el método que se ha explicado anteriormente y también aprender a sintetizar varias ideas en corto tiempo.
También se debe entregar el ensayo que se comenzó en clase con el tema: "Explique los cuatro momentos del Juicio del Gusto de Kant y su influencia en el campo de la arquitectura".
Cada alumno debe llevar una lista de los criterios que utiliza para analizar el valor de un edificio.
Y desde luego, se debe haber investigado el último tema del primer parcial: el filósofo Georg Lukács. Esta es la última clase antes del examen, de verdad espero que todo esto sirva de ayuda. Por favor dejen sus comentarios, dudas, preguntas, o incluso quejas, tanto si son alumnos como si son visitantes. Pueden hacerlo en los comentarios, o por medio del correo que tengo anotado en mi perfil.

lunes, 27 de octubre de 2008

El arquitecto como artista en el proceso de formación

Por: Ludwig Jobar Aguilar Frech
Presentado el 21 de mayo de 2008

Arquitectura. f. Arte de proyectar y construir edificios.
Definición textual de arquitectura en la cual podemos ver claramente la palabra “Arte”, de ahí, podemos mencionar a la arquitectura como una manifestación artística, partiendo de una concepción de arte como Hacer, no como un proceso mecánico que nos limite al parte de la definición que dice “proyectar y construir”, en un contexto de materiales y procesos: un concepto de fenómeno artístico como un cuerpo regido por toda una legalidad estructural (hablando de forma y método), concepto que vendría a sentar diferencias entre poesía y literatura; y recordando la arquitectura como un proceso artístico y no técnico, la diferencia entre arte y artesanado.

Tal proceso artístico deberá contener dentro de sí preceptos característicos de toda formación artística; entonces veremos una solución idealista a la arquitectura como “visión”, en contra de la arquitectura como “forma” donde forma es igual a organismo, formación de carácter físico; y un concepto de “expresión” en contra al de “producción”, acción formante todo esto situándonos dentro del momento de concepción de “arquitectura como arquitectura” haciendo de esto una acción plástica más que mecánica y dejando de pensar en arquitectura como objeto para un fin, sino haciendo de esta una manifestación autónoma de sí misma.

Al ser la concepción, el proceso de formación de la arquitectura, queda a la vista que es un proceso de invención, queda por consiguiente afirmado el carácter intrínsecamente artístico de toda realización humana. Revalorizando así, la dimensión artística de toda producción de formas, surge, a pesar de todo, la necesidad de hallar un principio de autonomía, que diferencie la formación artística, de cualquier otro tipo de formación, tomando en cuenta que esta dimensión solo la darán elementos característicos de una formación artística-arquitectónica tales como ser: ritmo, proporción y armonía (elementos característico de una composición artística); tales características estarán a su vez estrechamente ligados a factores muy particulares de cada individuo tales como moralidad (compromiso que hace concebir el arte como misión y deber), sentimiento (no exclusivo del arte, sino como medio por el cual se desarrolla) e inteligencia (como generador de juicio y no como soporte de la acción creadora).

Dichos elementos deberán ser, no más que un movimiento inteligente hacia la forma y no elementos generadores de una manifestación plástica; ya que como dice Croce “apenas empieza a manifestarse la razón y el juicio el arte se disipa y muere”; entonces veremos claramente la arquitectura como arte, no llegando a pensar, que por lo anteriormente mencionado se referirá al arte como elemento de producción irracional, ya que cabe mencionar que toda manifestación artística tiene una técnica y dado el caso de la arquitectura esta técnica es la ingeniería (entendiendo ingeniería como un proceso puramente racional); que quedara limitada a representar la manifestación plástica del proceso de formación.

Lo anterior, no vendrá más que a definir el actuar arquitectónico, entendiendo el actuar arquitectónico como “formativo” (actividad como ya hemos dicho en la que el arquitecto integra pensamiento, moralidad y carácter artístico) el mismo proceso en el que veremos la interacción de la formatividad (entendido como proceso creativo) con las exigencias intrínsecas a la formación mismas del objeto , en donde diremos, con el fin de no responder a necesidades que puedan generar un proceso mecánico ni mucho menos idealista, que en estas aproximaciones y retornos a la posible solución, esta será una forma ya definida y solo libremente interpretable; dejando así, libre el camino de transformación plástica, que vendría a dar una respuesta que fue ya intuida desde un principio.

Lo anterior deja claro que el proceso formativo dependerá de factores propios de la personalidad del artista y este será parte de la obra formante en calidad de estilo, entonces veremos en la obra arquitectónica la manifestación total de la personalidad y espiritualidad originales del artista, denunciadas, antes que por el tema y el argumento, por el modo personalísimo y único que ha evidenciado al formarla; llegando a pensar que por esto perderán significado las discusiones acerca de términos de contenido, materia, forma… donde, contenido de la obra es la personalidad misma del creador, la cual, al mismo tiempo, se hace forma, porque constituye el organismo como estilo, modo en el que la persona se ha formado en la obra, al mismo tiempo modo en el cual y por el cual consiste la obra.

No podríamos hablar del arquitecto como artista sin hablar de Santiago Calatrava, que nos hará recordar la definición teórica de arquitectura: arte de proyectar y construir edificios; (definición que para mucho se quedara corta con respecto a la arquitectura… pero dentro de la misma definición no podemos evitar ver la palabra arte, palabra que nos vendrá a dar una magnitud amplísima de lo que se debería definir como arquitectura, pensando en arquitectura como un proceso continuo de formación) Santiago Calatrava vendrá a reivindicar el carácter artístico que la arquitectura intrínsecamente tiene y del cual depende, dejando a la vista su formación artística que vendría a definir su obra, producción en la cual veremos como ya se había mencionado características personalísimas del arquitecto solo definidas por sí mismo y haciendo de la obra una formación libre… libre de ataduras técnica, racionamientos plásticos y prisas de producción; recordando así la frase de Croce “apenas empieza a manifestarse la razón y el juicio el arte se disipa y muere”

BIBLIOGRAFIA:
Estética de Payreson
Estética de Croce
La definición del arte, Umberto eco

martes, 21 de octubre de 2008

Arquitectura contemporánea: un pluralismo dinámico

Por: Celia Romero

Quiero iniciar refiriéndome a la cuna del pluralismo, origen de lo que hoy podemos llamar arquitectura moderna, que a su vez, es madre de los movimientos arquitectónicos de vanguardia que constituyen la arquitectura contemporánea – finales del s. XX- inicios s. XXI-. Hablo de la Bauhaus, quien estableció en su tiempo la contribución más importante a la educación estética. Creada en 1919 por Walter Gropius y cerrada en 1933. En ese corto periodo no sólo se crean las bases de lo que hoy se conoce como “diseño” sino que en esta “escuela de arte” se desarrollan y aplican un nuevo tipo de concepciones pedagógicas.

La Bauhaus enmarca sus esfuerzos a partir de la revolución industrial y del romanticismo. Intenta la unidad de los esfuerzos artísticos y cultural-productivo rotas por la industrialización, integrar arte y vida, evitar la descomposición de los géneros artísticos y con ello utilizar el arte mismo como instrumento para una regeneración cultural y social; convirtiéndose en célula germinal de diferentes corrientes aparentemente contrarias entre sí, logrando un equilibrio gracias a sus cualidades organizativas y coordinadoras. En su primera fase se conjugaban el expresionismo tardío y el ideal artesanal de la edad media; en una fase posterior predominan el constructivismo y el programa de una creación de la forma, teniendo presente las exigencias y posibilidades de la técnica y la industria moderna.

La Bauhaus representa una primera etapa pluralista en la historia de la arquitectura. Una primera apertura a numerosas manifestaciones artísticas favorecidas por el desarrollo de la urbanística, el avance tecnológico y las economías postguerra recuperadas para finales de los años 80s. Permite múltiples expresiones en todo el mundo con una mayor libertad en el diseño arquitectónico. A este tiempo se le conoce de varias formas: súper modernismo, nueva modernidad, post-modernismo y de forma más acertada pluralismo contemporáneo, que por definición afirma no la unicidad, sino la multiplicidad. Para el monismo la realidad última es una y para el pluralismo el mundo, la totalidad, está compuesto de realidades independientes las unas de las otras, o bien interrelacionadas.

En arquitectura existe hoy día un estado de pluralismo: ningún estilo, o siquiera modo de arte, es dominante y ninguna posición crítica es ortodoxa. Pero este estado es también una posición, y esta posición es también una coartada. Como condición general, el pluralismo tiende a absorber la discusión, lo que no equivale a decir que no promueve antagonismos de todo tipo. El pluralismo no es una condición reciente. En 1955, Lionel Trilling pudo lamentar la “legitimación de lo subversivo” en una universidad pluralista, y en 1964 Herbert Marcuse pudo incluso condenar el pluralismo como un “nuevo totalitarismo”. Bueno o malo el pluralismo no trata de justificar ninguna postura, sencillamente demanda que “no hay una verdad única, ni una sola explicación; y lo que es aún más, la observación misma debe ser puesta en investigación”. Según lo expresado por los arquitectos Julio Bermúdez y Roberto Hermanson de la universidad de Utah.

En factores prácticos, el pluralismo es difícil de diagnosticar, pero hay dos factores que son indicios importante; uno es un mercado del arte que confía en el arte contemporáneo como una inversión. El otro indicio es la profusión de escuelas artísticas –escuelas tan numerosas y aisladas como para no percatarse de que constituyen una nueva academia. Así, en la actualidad la concurrencia de estos factores permite que arquitectos puedan encontrar espacio y recursos para desarrollar su particular línea filosófica en arquitectura. Ejemplo de ello Eero Saarinen y su expresionismo estructural, Oscar Niemeyer constituido como futurista, último de los modernos, Félix Candela, estructuralista, el gran maestro de las cubiertas o cascarones de hormigón armado, Paul Rudolph, modernista cuyo trabajo presenta una alternativa al uso ortogonal del vidrio y el hacer, Luis Barragán, quien se basó en la búsqueda de una síntesis personal de la arquitectura mexicana con las aportaciones de las vanguardias europeas, Kenzo Tange y su obra basada en diseños donde el concreto es la parte medular de la geometría de sus proyectos. Ellos por citar algunos nombres.

Así pues, la arquitectura contemporánea está oscilando entre un llamado a expresar nuestro tiempo y un llamado a resistirlo creativamente. En vez de elegir una de estas dos posibilidades, hemos sugerido considerar estados híbridos o simbióticos que nos ofrecen una mayor capacidad de elección y evolución arquitectónica. Entendiendo por simbiosis, la definición del arquitecto japonés Kisho Kurokawa: “un pluralismo dinámico que NO busca reconciliar opuestos binarios a través de la dialéctica, sino que sugiere situaciones y productos ambiguos, guiados por situaciones aleatorias, y llenas de multivalencias y contradicciones”.

Desde el punto de vista filosófico, existe la necesidad, es más, el deber del arquitecto de expresar el momento en que vive, en nuestro caso el espíritu de hoy. Esta posición apoya la proyección y construcción de edificios que incorporen las cualidades de nuestra vida y ofrece este pluralismo dinámico libertades para que el arquitecto y/o artista pueda vagar en el tiempo, la cultura y la metáfora diversificando así su respuesta, que puede ser expresionista, por ejemplo, tratando de no partir del mundo exterior para estudiarlo, conocerlo o representarlo, sino que pretendiendo expresar su mundo interior, la esfera emotiva o el espíritu de sí; o una respuesta ecológica: buscando reconciliar la arquitectura con la naturaleza, con el planeta, con el hombre mismo y volverlos un organismo que funcione según todas sus partes se respeten y maximicen entre sí; o contestar deconstructivamente buscando el cuestionamiento y transformación del lenguaje histórico. Lo anterior por citar algunas manifestaciones vivas en este pluralismo o ser tan osado y verter su propia línea puesto que las circunstancias históricas lo permiten.

Respecto al ciudadano común o espectador, esta misma heterogeneidad creativa que al artista le da liberta de expresión, como principal característica pluralista, le permite experimentar los efectos de sus actos y vida en un “lenguaje tan propio como el que él pueda entender” y sentirse plenamente representado o identificado. Esto posible únicamente por la multiplicidad de realidades independientes y/o interrelacionadas entendidas por el pluralismo.

Sintetizando, el pluralismo es la manifestación más amplia de las oportunidades y libertades que podemos gozar y utilizar para ser individuos y entes propositivos y reflexivos de una realidad que vista desde múltiples puntos represente múltiples realidades para muchos otros.

Pluralismo es la más evidente prueba de nuestra constante búsqueda y evolución del pensamiento.

Bibliografía:
· Julio Bermudez BERMUDEZ & Robert Hermanson,
Reflexiones Sobre La Arquitectura Contemporanea,
Este ensayo es una version en español de una ponencia presentada y publicada en la ACSA International Conference en Copenague, Dinamarca (Royal Academy of Fine Arts School of Architecture) en Mayo de 1996 (tìtulo del ensayo publicado: "Tectonics After Virtuality: Returning to the Body"); y en la Serie Anual de Conferencias de Docentes de la Graduate School of Architecture de la University of Utah en novienbre de 1996 (título: "Reflections on Contemporary Architecture".
http://journal3.net/spip.php?article254

· Javier Domínguez Hernández
Universidad de Antioquia
jdomin@nutabe.udea.edu.co,
CRÍTICA PLURALISTA Y FILOSOFÍA DEL ARTE EN A.C. DANTO
http://www.scielo.org.co/pdf/ef/n31/n31a03.pdf

· Ihab Hassan,
El pluralismo en una perspectiva postmoderna*,
Criterios, La Habana, nº 29, enero-junio 1991, pp. 267-288
http://www.criterios.es/pdf/I3813hassan.pdf

· Hal Foster,
Contra el pluralismo*,
Episteme, Eutopías, Documentos de trabajo, vol. 186, Valencia,
España, 1998, 24 págs. Reprod. en: La Gaceta de Cuba, La
Habana, nº 5, septiembre-octubre del 2000, pp. 34-39
www.criterios.es/pdf/fosterpluralismo.pdf

· José Aldo Padilla Hernández,
Arquitectura de hoy (corrientes contemporáneas)
http://encontrarte.aporrea.org/media/49/arquitectura.pdf

· Edad Contemporánea
http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_Arquitectura#Edad_Contempor.C3.A1nea

· Pluralismo
http://es.wikipedia.org/wiki/Pluralismo_%28Filosof%C3%ADa%29

· Ricardo Yepes Stork,
Pluralismo y tolerancia
"Fundamentos de antropología" Pamplona 1996.
http://www.sectormatematica.cl/orientacion/pluralismo.htm

· kisho kurokawa
http://es.wikipedia.org/wiki/Kish%C5%8D_Kurokawa

lunes, 20 de octubre de 2008

Anti arquitectura y deconstrucción

Este es el link para bajar el libro de Nikos Salíngaros "Anti arquitectura y deconstrucción" (válido por 7 días), una serie de ensayos feroces en contra del deconstructivismo, está muy interesante.

A partir de este viernes, los alumnos harán una presentación de un minuto frente a la clase, en la que discutirán sobre la estructura y argumentos de uno de los ensayos que conforman este libro, basándonos en el post sobre "Cómo leer un ensayo".

También dejo el cuadro comparativo de los movimientos arquitectónicos, que debe completarse antes del primer examen y que sirve como introducción al segundo parcial.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Hegel para principiantes: Arte

Con fines educativos, escaneé la sección que trata sobre Estética del libro "Hegel para principiantes". Puede ser de mucha ayuda para la clase de este viernes.






martes, 14 de octubre de 2008

Ocaso de una Ideología sin Recuerdos

En esta ocasión nos llega el ensayo final del ex alumno Manuel de León García, que fue presentado en diciembre del 2007. Se le agradece infinitamente su colaboración.
En la actualidad, el movimiento arquitectónico denominado Deconstructivismo, el cual data de la década de los 80’s bajo la tutela de los arquitectos Philip Johnson y Peter Eisenman a partir de la Exposición de Arquitectura en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, ve amenazada su integridad ante el hecho que le adjudica un decaimiento y perdida de los fundamentos filosóficos bajo los cuales fue concebido y que a su vez se les consideran mal infundados, por atribuírsele características de la denominada nueva ciencia, por parte de personajes tales como Nikos A. Salíngaros y su recopilación de ensayos Anti-Arquitectura y Deconstrucción, apoyados los estudios realizados por el matemático Christopher Alexander sobre “El Lenguaje del Patrón” y de cómo la vida es una realidad dinámico-temporal.

El movimiento Deconstructivista debe su nombre, por una parte a las referencias teóricas del constructivismo ruso de principios del Siglo XX fundado Vladímir Tatlin, y por otra parte, a la filosofía de la deconstrucción ilustrada por los trabajos del filósofo francés Jacques Derrida.

Constructivismo Ruso de los años 20’s que ejerció una importante influencia en el arte europeo. Fue fundado por el escultor y pintor ruso Vladímir Tatlin. El nombre hace referencia a la construcción de esculturas abstractas partiendo de una gran variedad de materiales industriales, como metal, alambre y trozos de plástico; en este aspecto el Arquitecto que mas se ve identificado con el Constructivismo es Daniel Libeskind por la aplicabilidad y similitud en sus obras y uso de materiales sin restricción que como él define la no existencia de materiales pobres sino la de arquitectos mediocres incapaces de explotar la basta gama de materiales que posee a su disposición. Las primeras obras representativas de este movimiento son las construcciones en relieve de Tatlin fechadas entre 1913 y 1917. En 1920 ya se le habían sumado los artistas Alexandr Rodchenko, El Lissitzky, Naum Gabo y Antón Pevsner, entre otros. En 1920 Gabo y Pevsner publicaron en Moscú el Manifiesto realista, donde se exponen los principios teóricos del nuevo estilo dentro del cual se encuentran los ideales del utilitarismo, el funcionalismo y la abstracción. Cabe señalar que esta tendencia posee grandes restricciones de la época debido a no poseer la capacidad tecnológica necesaria para la ejecución de sus obras las cuales quedan irremediablemente en mero anteproyecto.

Derrida posee como tema de estudio el lenguaje, argumentando que el modo habitual de lectura brinda una serie de falsas expectativas sobre el mismo. El método de lectura propuesto por Derrida hace a un lado estas teorías mediante un proceso de deconstrucción a través del cual se identifica una serie de estratos semánticos propios del lenguaje permitiéndose cuestionar la idea que un texto contenga un “significado único e inalterable” y de esa forma lograr plantear que el lenguaje permanece en constante cambio y por ende su significado también. Eisenman desarrolló una relación personal con Derrida, el cual conoció en el otoño de 1985 luego que Derrida aceptase la propuesta de Bernard Tschumi, la cual consistía en participar en el desarrollo para los jardines temáticos del parque de La Villette el cual tuvo tres años de duración, tiempo en el cual se permitió que su intercambio de puntos de vista con respecto a la su concepción arquitectónica. Pero de todas formas, Eisenman desarrolló su aproximación al diseño arquitectónico mucho antes de hacerse deconstructivista.

Con el aporte de Derrida por medio de sus fundamentos filosóficos y de la Teoría Constructivista Rusa al concepto arquitectónico se logran identificar los lineamientos que esta nueva tendencia arquitectónica debiera seguir, el cual en forma simplificada se interpretará como la descomposición de los conceptos arquitectónicos en sus componentes, en contraposición de la “Fatigante Modernidad Racional” (Arquitectura establecida) y toda la historia detrás de cada uno de ellos, el uso de la Teoría del Caos aparente, abandono de la vertical y la horizontal; rotación de cuerpos geométricos en ángulos pequeños; construcciones con un efecto provisional y sobre todo el reconocimiento como una arquitectura conformada por capas, similares a los “layers” de los sistemas de diseño asistidos por computadoras, cuya identificación sirve para percibir una multiplicidad de significados por si mismos o aislados, de la misma forma que Derrida identificaría en los estratos que se encuentra en las palabras de un texto.

Ahora bien, ya que he definido de una forma condensada el fundamento del Deconstructivismo y sus antecedentes teóricos, procederé a definir a la contraparte de este movimiento arquitectónico, la cual encarnaré en el matemático Nikos A. Salíngaros, en especial de su recopilación de ensayos denominada Anti-Arquitectura y Deconstrucción en la cual deja más que claro su postura anti deconstructivismo ya que lo considera una fase en la creación del mundo inhumano soñado por los modernistas.

Para Salíngaros la arquitectura Deconstructivista presenta un verdadero peligro para la humanidad ya que para él “La arquitectura es expresión de nuestra concepción del mundo, y los mecanismos cerebrales que determinan como entendemos la estructura física y la estructura del universo en un momento especifico”. Por lo que este afán, por parte de los Deconstructivistas, de desorientar a los usuarios de presentar un mundo destruido, que “ultraja nuestro sentido del orden” justificándose bajo el estandarte de falsas aclamaciones de legitimidad científica, como se examina en el ensayo “Charles Jencks y el Nuevo Paradigma en Arquitectura” que a su vez se basa en el análisis de la proclamación hecha por parte de Charles Jencks en la cual exalta al Deconstructivismo como el “Nuevo Paradigma en la Arquitectura”. Salíngaros argumenta que este hecho se puede explicar como la búsqueda de exaltar esta elite de famosos arquitectos los cuales supone, de una manera errónea, basan sus obras en las leyes de las Nuevas Ciencias como la complejidad, los fractales, los procesos emergentes, la autoorganización y la similaridad. Para desacreditar esta postura, Salíngaros parte del hecho que Jencks no es un científico y como tal no posee la facultad de hacer tal alusión o al emplear términos científicos de una manera tan liviana, Jencks menoscaba su credibilidad científica. Como ejemplo, él habla de “veintiséis formas florales similares” usadas por Gehry en el Museo de Bilbao. Según Salíngaros, no hay formas similares utilizadas en ese edificio. Se supone que se asemejan a flores, pero no lo hacen, puesto que las flores se adaptan a funciones específicas al desarrollar color, textura y forma, todo dentro de una coherencia total que está ausente aquí. Hay una diferencia tremenda entre una apreciación meramente visual de los fractales y una apreciación funcional. El Guggenheim es metálico y desarticulado, nada más lejano a una flor. Jencks se refiere a estas formas no-similares como “fractales fluidos”. “No tengo idea de lo que este término significa”, dice Salíngaros al respecto, puesto que no es usado en matemáticas. Un tercer término que él utiliza para las mismas figuras es el de “curvas fractales”. Nuevamente, esas curvas perfectamente suaves no son fractales.
Probablemente cuente con apoyo profesional pero no con un apoyo como el que posee él con Christopher Alexander, un físico y matemático estudiado en Cambridge, cuya perspectiva ha inspirado e influenciado su propia investigación.

Para Salíngaros y Alexander la arquitectura deconstructivista, la cual no posee la facultad de hacer referencia creíble a su nexo con las nuevas ciencias, presenta dos problemas monumentales:
§ la deconstrucción es ferozmente anti-ciencia, dado que su intención declarada es la de reemplazar y finalmente eliminar el pensamiento científico; y
§ la lógica espuria de los filósofos deconstructivistas franceses fue expuesta con devastadores efectos por dos físicos, Alan Sokal y Jean Bricmont.
Salíngaros se cuestiona de cómo aceptar un paradigma científico de una postura claramente anticientífica e inclusive los cataloga de charlatanes que han abusado repetidamente de términos y conceptos científicos, que usa como palabras mágicas para deslumbrar a la sociedad.

Los científicos estudian cómo las formas complejas surgen de procesos que son guiados por el crecimiento fractal, el surgimiento, la adaptación y la auto-organización. Pero en el caso de los arquitectos que forman parte del Deconstructivismo, solo toman el resultado final, sin mostrar interés por el proceso que la genera, y lo implantan en el edificio convirtiendo este acto en superficial y sin razón; lo cual sugiere un abandono de los principios estipulados en un principio por Derrida y Eisenman, padres del Deconstructivismo; una contraposición de sus propios principios que dictan la reinterpretación de los elementos que conformaran la obra y no se puede interpretar algo que no se conoce a fondo, dará como resultado la pronta disolución del movimiento.

Por una parte se encuentra el aspecto científico antes citado en el cual se hace una tajante desacreditación de la postura Deconstructivista pero por otra según el estudio hecho por parte de Alexander, en su “Lenguaje de Patrón” el cual plantea que el lenguaje arquitectónico no lo dicta el arquitecto sino que los usuarios de la edificación a realizar. Este movimiento arquitectónico buscaba aplicar métodos científicos al problema de la forma arquitectónica, creyendo que la arquitectura más humana es aquella que antes que nada se adapta a las necesidades del hombre. En cuyo caso la arquitectura moderna y sobre todo la catalogada como deconstructivista no trabaja para el hombre sino para si misma queriendo implantar su ideología sin mostrar interés sobre los usuarios que albergara la obra, y el mismo hecho que se desligue de la historia de la arquitectura de pasadas generaciones si supo responder a las exigencias que se le exigían. En este aspecto Salíngaros se define así: “Mi propia investigación nos permite apreciar la arquitectura tradicional, no por sus ventajas históricas o estéticas meramente, sino como resultado de su complejidad matemática. Las tradiciones constructivas de todo el mundo y de todos los períodos pre-modernos de la historia, comparten un estructura matemática común y esencial.”

Es evidente que el movimiento Deconstructivista como tal pasa por momentos difíciles en los cuales todavía no se ha asentado y ha dejado de lado la ideología, como lo indica Salíngaros, que lo caracterizó a finales de la década de los 80’s en los cuales su mayor postura radicaba en la crítica de los Arquetipos implantados por el movimiento Moderno y de cómo, al igual que Derrida apreciaba, permitía que el observador o usuario poseyera la capacidad de engendrar su propio concepto de los mismos, brindándole una flexibilidad mayor que cualquier otro movimiento antes establecido. Sin duda alguna el Movimiento Arquitectónico al perder credibilidad en la parte científica paulatinamente se vera afectado con la falta de apoyo por parte de esta y corre el peligro de poseer la misma suerte que el Constructivismo Ruso de contar con los recursos tecnológicos aptos para la materialización de sus ideales Deconstructivistas. Esta postura nos lleva a cavilar con respecto al futuro del movimiento si retomará sus bases para dejar de ser obras carentes de sentido o se dejara perder en el horizonte junto con los últimos rayos de sol que, en algún momento, brillase intensamente sobre él.

Bibliografía

Anti-Arquitectura y Deconstrucción
Salíngaros, Nikos
www.umbau-verlag.com, info@umbau-verlag.com.
Tomado el 8 de Diciembre de 2007

Tendencias de la Arquitectura Contemporánea
Cejka, Jan
La nueva Modernidad, Deconstructivismo
Pag.100-113
Enciclopedia Interactiva Encarta 1993-2003 Microsoft Corporation
Jacques Derrida
Wikipedia, La Enciclopedia Libre
Tomado el 8 de Diciembre de 2007
Peter Eisenman
Wikipedia, La Enciclopedia Libre
Tomado el 8 de Diciembre del 2007

lunes, 6 de octubre de 2008

Las primeras 3 presentaciones

Con este link pueden bajar un archivo comprimido de las primeras tres presentaciones de la clase. A partir de este viernes subiré semanalmente un link para que puedan guardar directamente la presentación de esa semana.

jueves, 2 de octubre de 2008

Cómo redactar un ensayo

En un post anterior hemos aprendido a leer de manera efectiva un ensayo, con el fin de captar su estructura, extraer su mensaje y comprenderlo a fondo. Pero en nuestra clase, donde el método para demostrar que hemos aprendido sobre un tema es escribiendo sobre él, no sólo vamos a necesitar leer para mejorar, sino también redactar por nuestra cuenta. Como dice Maria Teresa Serafini en su libro “Redactar un tema”-de donde hemos sacado los siguientes pasos y consejos-, escribir no es la simple operación de transferencia de algo que está en nuestro cerebro a una hoja de papel, hay un método detrás que facilita este proceso y garantiza mejores resultados: lo estudiaremos a continuación.

Escribir un ensayo implica cuatro etapas fundamentales: la planificación, la producción de ideas, la producción del texto y la revisión del mismo. Todas estas etapas deben ser llevadas a cabo en cualquier redacción, ya sea una tarea en casa como durante un examen, y la etapa de planificación es la que nos permite adaptarnos a situaciones distintas. Cuando planificamos tenemos como objetivo principal distribuir y ahorrar el tiempo que tenemos disponible, de manera que podamos cumplir con límites de tiempo establecidos. Decidiremos qué cantidad de tiempo asignaremos a todas las etapas de la escritura que ya mencionamos (planificación, escritura, revisión y copia si esta es solicitada). Las diferencias entre los tiempos de cada etapa dependerán de nuestra forma personal de escribir, por lo que debemos practicar lo suficiente para conocer cuánto tiempo dedicamos a cada fase. La práctica es mejor hacerla en casa, para llegar a examen con una idea de cuánto nos tardaremos en cada etapa de cada pregunta, y de allí a cada pregunta por separado. Si es necesario, debemos anotar en un papel los tiempos asignados a cada fase y respetarlos con la ayuda de un reloj.

Antes de empezar a trabajar debemos quedar completamente libres de dudas, y para eso debemos determinar las características de la redacción. Responder para quién estamos escribiendo nos señala quién es el destinatario de nuestro trabajo y el tono que debemos emplear según el caso. En clase nuestro destinatario es el maestro, por lo que todo tipo de jergas familiares y vocabulario no apropiado debe evitarse. ¿Qué finalidad tiene esta redacción? ¿Organizar informaciones, proveer al profesor de material para evaluar nuestra capacidad estilística, persuadir a alguien de una idea, divertir a los lectores? A pesar de que se pueden tener varias finalidades simultáneamente, es la principal la que debe ser tomada en cuenta. Tendremos claro el género textual que vamos a emplear, ya sea narración, descripción, o en nuestro caso un ensayo argumentativo. Nos cuestionaremos sobre el papel que debemos cumplir como escritores, qué criterios serán más valorados con respecto a otros, ya sea el emitir un juicio autónomo o poder expresar ideas de la forma más objetiva posible. Del título que se nos ha propuesto o de la pregunta que se ha planteado extraeremos el objeto del tratado, el tema que trataremos. Su extensión depende de su finalidad, de nuestra disponibilidad, capacidad y rapidez a la hora de escribir. Redactar volúmenes extensos no siempre demuestra que tenemos habilidad, a veces pesa más nuestra capacidad para sintetizar y eliminar detalles superfluos. En todo caso, lo ideal es conocer de antemano los criterios de evaluación del profesor para así encaminarnos correctamente. (Muchas veces estos incluyen sanciones por errores gramaticales u ortográficos.)

En la segunda etapa, la producción de ideas, continuamos en la sección de preescritura, pero aquí empezaremos a recoger información, a organizar las ideas, determinar nuestra tesis y redactaremos un esquema.

La calidad de nuestro ensayo está directamente relacionada con la profundidad de nuestra investigación. Antes de comenzar es muy útil poner por escrito cualquier punto que queramos aclarar, anotar las preguntas que se nos vengan a la mente y tratar de responderlas a medida que recaudamos información. Usaremos distintas fuentes, y a medida que vayamos encontrando material y surjan nuevas ideas o hechos, los iremos anotando en una lista. Esto es preferible a sólo memorizarlos porque será más fácil elegir lo que nos interesa. Además, esto permite ir construyendo desde el inicio nuestra lista de bibliografía.

Otra técnica para enfrentarnos a un tema y comenzar a estructurarlo mentalmente, además de las listas, son los agrupamientos asociativos. Esta es una representación gráfica que permite visualizar las relaciones entre las ideas. En el centro de una página anotaremos la idea, el hecho, el tema a tratar, y de forma radial escribimos todas aquellas ideas o información que hemos recopilado.

Una vez que tenemos suficiente material, ordenaremos estas ideas, y distinguiremos las más importantes, que estarán cerca del centro, de las secundarias que partirán de las primarias, como si fueran sus ramas. Esta reorganización del agrupamiento se llama mapa. La lista que habíamos hecho la podemos ordenar también, reagrupando los elementos en categorías que tienen cosas en común.


La característica esencial para el éxito de una redacción es la unidad. En un ensayo argumentativo es la tesis, la idea central la que nos servirá como elemento unificador. Al tener todas nuestras ideas a la vista determinaremos nuestra tesis, la idea que queremos defender. No podemos empezar a escribir sin saber qué queremos transmitir. Nuestra tesis debe poder expresarse en una frase o un párrafo corto. Un truco para saber si la idea que hemos escogido tiene lógica es enunciarla en una frase completa con un sujeto y un verbo, que exprese una idea sobre el sujeto. Si nuestra frase-tesis comienza por “yo pienso que” y se obtiene una oración con sentido entonces está bien planteada.


El siguiente paso a seguir es trazar el esbozo del ensayo, que consiste en el orden secuencial de las ideas y los argumentos. Un esbozo es una lista de los elementos recopilados, pero ahora con un orden jerárquico. Los elementos de un mismo nivel están alineados verticalmente y se marcan en forma ordenada por letras y números (que no aparecerán en la redacción final). Como el siguiente ejemplo:



Los componentes del esbozo son las palabras clave o frases cortas que transmiten la idea principal.

Llegamos a la etapa de producción del texto, en la que definiremos, desarrollaremos y ejemplificaremos las ideas del esbozo. Lo importante en esta fase es proveer suficientes explicaciones, argumentos que puedan ser compartidos por el lector. Un texto resulta convincente cuando lentamente se va acompañando al lector hacia la tesis: la extensión del escrito depende del tiempo necesario para implicar al lector. Un texto presenta continuidad de ideas que están relacionadas entre sí, para ello es recomendable utilizar palabras de conjunción como por ejemplo: “entonces”, “por eso”. Se puede leer en voz alta el ensayo o incluso grabarlo y luego escucharlo para comprobar si hemos logrado una redacción fluida y coherente.

En nuestros primeros intentos de ensayo a cada párrafo corresponderá una idea única del esbozo que habíamos trazado. Estos se pueden estructurar desarrollándolos por ejemplos, por confrontación o contraste (cuando un párrafo subraya la similitud entre objetos, términos, ideas o lo hace con sus diferencias) o por encuadramiento, que desde el comienzo de un párrafo se indica la estructura a la que responde: “Tengo tres razones para estar contento: la primera es…, la segunda es…, la tercera es…”. Cuando se trata de defender una idea, existe una técnica muy conocida llamada modelo de Toulmin, que proporciona los elementos de un buen argumento: la afirmación, la información y la garantía. En la afirmación presentamos la idea principal del párrafo. Los datos de apoyo a la afirmación representan la información. Por último la garantía es el vínculo entre afirmación e información, que muestra la importancia de la información como soporte de la afirmación. Veamos el siguiente ejemplo:


“Seguramente Fido piensa que estamos locos deteniéndonos con el automóvil en medio del campo. Corre y ladra con mucha agitación para preguntar si es un error.”
La afirmación es: “Fido seguramente piensa que estamos locos.”
La información: “corre y ladra con gran agitación”
La garantía: “para preguntar si es un error”

En nuestra redacción se pueden incluir tres tipos de párrafos, y la preponderancia de unos con respecto a otros se relaciona con la finalidad del escrito. Los párrafos narrativos son una secuencia de afirmaciones-informaciones que no requieren garantía. Los expositivos-argumentativos utilizan el modelo de Toulmin para persuadir al lector. En ellos debemos captar su interés y simpatía siendo lo más concretos posibles o haciéndolo compartir nuestro punto de vista. También se deben poner en evidencia inmediatamente los aspectos importantes de la tesis que estamos exponiendo, evitando los preámbulos largos y las premisas obvias que el lector ya conoce. Recordemos que pocos argumentos de buena calidad tienen más efecto que muchos argumentos si algunos de ellos son dudosos. En todo caso, es mejor mostrar que declarar. Esto significa que resulta más valioso exponer ejemplos y detalles que comprometan al lector asociando imágenes concretas a las ideas que decimos.

Con el propósito de no resultar genéricos evitaremos algunas costumbres como usar frases hechas o expresiones de jerga. Estas son oraciones ambiguas que puedan interpretarse de muchas maneras, o que son particulares de un grupo y difíciles de captar al que no pertenece a él. Es muy recomendable utilizar diferentes ángulos de perspectiva espaciales y utilizar los cinco sentidos cuando estemos describiendo algo. Por ejemplo, cuando describamos un edificio podríamos “verlo” desde distintos puntos para hacer más interesante su imagen.

Para ayudar al lector a seguir el hilo de un escrito y que aprecie la relación entre sus diferentes partes podemos usar conexiones. Entre ellas incluimos el uso de un pronombre para referirnos a un elemento anterior del texto; a repetir una palabra clave que se refiere al elemento central del discurso; utilizar una expresión que sintetice la idea expresada en la frase o párrafo anterior del cual se parte; o utilizar expresiones de transición. La siguiente es una lista de referencia, que podemos emplear cada vez que nos preguntemos cuál es la conexión entre la frase o párrafo sobre el cual se está trabajando y verificar si la conexión es lógica.


1) Consecuencia, causa y efecto: entonces, por eso, por lo que sigue, entonces resulta que…
2) Ejemplificación: por ejemplo, es decir, como…
3) Contraste y concesión: pero, a pesar de, sin embargo, al contrario, en cambio, si bien, por otra parte…
4) Reafirmación o resumen: en otros términos, en breve, en efecto…
5) Relación temporal: en cuanto, a continuación, hasta que, cuando, finalmente, después…
6) Relación espacial: al lado, arriba, abajo, a la izquierda, en el medio, en el fondo…
7) Semejanza y enfatización: de la misma manera, similarmente, del mismo modo…
8) Agregación: y, además, después, también, por añadidura…
9) Conclusión: finalmente, para resumir, terminando…

Al ser cuidadosos con nuestra puntuación facilitaremos la comprensión del texto. Al separar elemento de una lista, si estos elementos son breves utilizaremos la coma, si son largos utilizaremos el punto y coma, si es necesario incluso el punto. Una coma nunca debe separar sujeto y predicado. Tampoco son buenos los fragmentos de frases, en los que se fraccionan períodos con puntos en medio. Los diferentes signos de puntuación muestran jerarquías en los elementos de una frase. Sin embargo, no siempre las posiciones relativas son precedidas y seguidas por comas. Esto significa que si una proposición es indispensable para el sentido de la frase no se usa coma, pero sí en las que pueden eliminarse. Otro punto muy importante es distinguir entre el punto y el punto y aparte. El primero se utiliza si seguimos tratando la misma idea, pero si hemos terminado y pasamos a la siguiente usaremos un punto y aparte, determinando un párrafo.

Las introducciones y las conclusiones también ayudan a la comprensión del texto, pero se redactan hasta el final, cuando las ideas ya han sido desarrolladas ya que deben ser coherentes con el cuerpo central de la redacción. Existen distintas categorías para clasificar las introducciones y las conclusiones. Una introducción-encuadre es aquella en la que encuadramos el problema que propone el título, se declara su importancia y su actualidad. También se presenta una síntesis del trabajo y se plantean las preguntas que contestará durante su desarrollo. La introducción para captar la atención trata de atraer interés usando citas, informaciones curiosas o incluso ejemplos concretos que anticipan problemas que se desarrollarán en el cuerpo del texto. Por otro lado, las conclusiones pueden ser tipo resumen, propósito o con efecto. En las conclusiones-resumen se enuncian brevemente los problemas principales que se trataron en el texto y se hace énfasis en la tesis que se presentó. En las conclusiones-propósito se indican otros argumentos que no han sido tratados y en los que se quisiera profundizar en un escrito posterior. También se pueden incluir propósitos o resoluciones que se ha propuesto el autor con respecto al tema. Una conclusión con efecto contiene un hecho curioso, una paradoja u ocurrencia que deje al lector un recuerdo divertido y positivo de lo que leyó.

En el último y cuarto paso, la revisión, se verificará que las ideas sean claras y coherentes. Este paso puede repetirse varias veces y de hecho es recomendable que así sea. Podemos pedir a otros que lean nuestro ensayo para tener otra perspectiva y verificar si se transmite el mensaje adecuado. Al revisar nuestro ensayo podemos revisar su contenido, que el texto esté bien estructurado en el sentido que sus párrafos tengan un orden y organización adecuados. Se eliminarán pasajes que no tienen relación con el texto o divagaciones que no se relacionen con párrafos cercanos, caso en el cual será necesario reordenarlos. Se puede hacer un esbozo del ensayo ya terminado y lo podemos comparar con el que nos sirvió de guía al inicio. Verificaremos que las ideas secundarias no se hayan vuelto muy extensas o que las importantes sean cortas. En cuanto a la forma del texto, trataremos de hacerlo lo más legible posible simplificándolo. Cortaremos o simplificaremos frases que resulten demasiado largas; eliminaremos palabras, pronombres, adjetivos o adverbios superfluos. Hay que recordar que las frases más comprensibles son las más cortas. También es importante que la presentación del texto sea adecuada, limpia, no sólo por cuestión de estética, sino porque esto contribuye a facilitar la lectura y apreciar el texto.

Hago hincapié en que la práctica hace al maestro. A medida que practiquemos redactando ensayos iremos incorporando naturalmente esta serie de pasos hasta llegar al punto en que los sigamos sin darnos cuenta. A esto hay que agregar que los ensayos son la mejor forma de estudiar los temas de la clase: en un examen recordaremos con mayor facilidad nuestras propias palabras que una serie de datos recogidos al azar. En caso de que alguien quiera profundizar en cómo redactar recomiendo el libro utilizado para hacer este post, y desde luego, sus redacciones de práctica son bienvenidas para este blog.