martes, 30 de septiembre de 2008

Arquitectura de identidad nacional a través de regímenes políticos

Nos complacemos en presentar el ensayo del ex alumno Yanis Alexis Díaz, que cursó la clase el primer semestre del año 2008 y presentó este trabajo final el día 21 de mayo del mismo año. Agradecemos su colaboración.
La arquitectura siempre se ha visto como el arte más social, porque además de ser accesible para todos mediante los sentidos, el ser humano llega a habitarla, contemplarla por muchos años y hacer uso de ella para actividades colectivas. Dentro del ámbito social nos encontramos con la política que a lo largo de la historia ha utilizado a la arquitectura como símbolo para generaciones futuras de sus actividades, logros y grandezas.

En la primera mitad del siglo XX el mundo había experimentado las 2 guerras más grandes y sangrientas de la historia, y donde aparecieron regímenes dominantes que luchaban más que una guerra material, una guerra ideológica en donde el vencedor sería el del movimiento político más fuerte y verdadero: el nacional-socialismo alemán y el comunismo ruso. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, el nazismo había caído y el comunismo se expandía. En diferentes lugares del mundo, movimientos sociales se gestaban y daban lugar a nuevas dictaduras tipo soviéticas. Pero al mismo tiempo surgían gobiernos y líderes que se oponían a estos brotes rojos, y se presentó un nuevo tipo de dictaduras: los gobiernos militares, opuestos a la ideología socialista. Honduras no fue la excepción.

A comienzos del siglo XX, surgían numerosas corrientes artísticas que proponían un nuevo enfoque de ver la realidad e interpretarla, denominadas expresionistas, que hacían el esfuerzo por ser aceptadas en una sociedad muy dogmática. Sin embargo, los nazis y los comunistas una vez consolidados en el poder, declararon a estos movimientos como degenerados y fueron prohibidos. A pesar de su férrea oposición, la arquitectura nazi y la arquitectura soviética no estaban muy lejos de los expresionistas.

Adolf Hitler consideraba a la raza aria como superior y afirmaba que eran descendientes directos de romanos, griegos y pueblos germanos, y que por ello eran dignos representantes de la grandeza de la arquitectura clásica. Hitler y su arquitecto Albert Speer, proyectaron y diseñaron una Alemania con un claro estilo Neo-Clásico. La escala de las construcciones debía empequeñecer a todos los enemigos de Alemania y marcar claramente la supremacía germana, por el resto de los tiempos. “La arquitectura se escribe en piedra, y la grandeza de un pueblo se escribe en la arquitectura”, dijo Adolf Hitler.

La arquitectura nazi tenía 3 roles principales: a) el de Escenario, para atraer a toda la comunidad en una clara analogía del Thing germano, equivalente al Senado Romano. Aquí la comunidad estrecharía lazos y se unificaría en aras del poder nazi; b) el de Simbólico, al dividir su arquitectura en dos estilos, la claramente neo-clásica para las ciudades, y la völkisch o popular para el área rural, reviviendo así tanto su herencia germana como la supuesta herencia grecorromana; y c) el de Didáctico, en el que a través de representaciones de otros estilos se educaba al pueblo alemán sobre sus orígenes y capacidades. Vieron a la arquitectura como un libro, que ofrece un lugar para guardar un mensaje, los símbolos para impartirlo y los maestros para leerlo.

Entre las obras que Hitler y Speer proyectaron están el Volkshalle o Salón del Pueblo era una clara referencia a la Basílica de San Pedro, pero con una cúpula mucho mayor. Era parte de la reforma de Berlín como capital del mundo. Por otro lado, en Nüremberg se diseñaban los Campos de Relevo del Partido Nazi, que contaban con el Deutsche Stadion, su versión del Circo Máximo Romano, la Große Straße que recuerda a la Vía Apia, y el Campo Zeppelin para los discursos de Hitler, representando un Foro Romano, entre las obras más impactantes.

Era a través de estas construcciones que Hitler quería revivir el espíritu luchador, fuerte y nacional de los alemanes, logrando que las obras representaran la fortaleza, estabilidad y poder del reino que duraría mil años. Sin embargo muchas de las obras nunca se comenzaron a construir, mientras que otras habían comenzado, pero la guerra las detuvo y finalmente, fueron enteramente demolidas por los bombardeos aliados. Es irónico e inevitable observar que un sistema político que tanto persiguió a movimientos “degenerados” como la arquitectura expresionista, compartiera tantas ideas en lo que a grandeza y pomposidad se refiere. Todas las obras proyectadas por el arquitecto Speer, eran construcciones totalmente vanguardistas en tamaño, exageradas en todo aspecto (medidas, proporciones, costosas, etc.) y que utilizarían tecnología de punta para su realización, una vez terminada la guerra de conquista. Su variante fue que sus fachadas se basaban en un estilo ya existente, que sin embargo era únicamente un medio para llegar al fin absoluto: el poder y la grandeza alemanes eran inigualables. La idea de supremacía alemana que la arquitectura nazi quería reflejar, se derrumbó el 9 de Mayo de 1945, día en que los rusos conquistaron Berlín y el Tercer Reich dejó de existir.

Al otro lado del espectro se encontraba la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, gobernada por Iosiv Stalin. A pesar de llevar un sistema socio-político totalmente opuesto al nacional-socialismo alemán, compartía su visión de que todas las formas de expresionismo eran arte degenerado y por lo tanto prohibido. Sin contar con un arquitecto en particular como Speer, Stalin encomendaba los trabajos a prácticamente cualquiera que lograra satisfacerlo. Inclusive el mismo LeCorbusier participo en el concurso para diseñar el Palacio de los Soviets.

Partiendo de un estilo claramente ruso, el constructivismo que se mantuvo por mucho tiempo como estilo único, se fueron dando diferentes variaciones a lo largo del tiempo de Stalin en el poder. Al final de su mandato, la arquitectura soviética proponía tanto un estilo Neo-Gótico como Neo-Clásico/Renacentista para sus obras gubernamentales que reflejaran la pequeñez del hombre ante la grandeza del socialismo, cosa que los nazis también querían representar a través su estilo Neo-Clásico. El ideal que estas obras querían reflejar, también fue variando a medida que los estilos evolucionaban. Con los primeros edificios puramente constructivistas, como el Instituto Textil en Moscú, la idea era la igualdad y colectividad del sistema socialista. Para cuando se llegó al estilo Neo-Gótico, como el edificio principal de la Universidad de Moscú, lo que se quería demostrar era grandeza, poder y capacidad económica.

Las obras residenciales y de uso público no variaron mucho en concepto, forma e ideología. Se trabajó con idea de que se vivía en una sociedad comunista, por lo tanto la primera necesidad a resolver era la colectividad y la igualdad, como se refleja en el sinnúmero de urbanizaciones y proyectos habitacionales como el de Budapest, Hungría. Las residencias se proyectaban como unidades unifamiliares o multifamiliares, con fachadas prácticas, puras y ausentes de decoración. La inspiración para todas estas obras era la conocida frase de LeCorbusier, “máquina para vivir”. Cientos y miles de estos complejos de apartamentos fueron creados en las cercanías de las fábricas para la rápida movilización de obreros. Eran construcciones baratas y rápidas, reflejo del lema soviético “lo complicado no funciona, lo rápido y fácil es lo útil”. En el uso público, los soviéticos hacían uso de numerosas plazas y parques dispersos por toda la ciudad, adornadas con fuentes, escalinatas, jardines y el elemento más importante, monumentos y estatuas. La idea era que las plazas eran las obras perfectas para la relación y unión interpersonal, fortalecía los brazos de la comunidad y perfeccionaba el sistema socialista. Los monumentos eran alegorías a la grandeza del pueblo soviético y al dolor, esfuerzo y dedicación con la que los rusos lucharon la Guerra Patriótica (Segunda Guerra Mundial). Todas las estatuas y monumentos eran representaciones de soldados luchando, caminando hacia el frente, o como la más famosa de todas, la estatua de Mameyev Karen en Volgogrado, que representa a la Madre Patria alentando a todo el pueblo a luchar.

El estilo arquitectónico soviético fue algo que también se propagó a todos los estados satélites después del final de la Segunda Guerra Mundial, y sirvió como el estilo por excelencia de todas estas dictaduras, como es el caso del Parlamento de Rumania, hasta la caída de la Unión Soviética en 1991.

La victoria soviética sobre los nazis y la esperanza de una mejor vida para la sociedad fueron puntos de partida para muchas revoluciones siendo las más exitosas (o al menos las que han sobrevivido hasta hoy) la cubana y la china. Los chinos poseen una gran historia y sin embargo fueron capaces de unificar sus ideales comunistas con su legado ancestral. Obras como la Plaza Tiananmen es un claro ejemplo de cómo el socialismo incursionó en un país, lo afectó pero no lo reemplazó o hizo que olvidara lo que era. Todas sus construcciones desde la revolución socialista han seguido los lineamientos soviéticos: sencillo, rápido, práctico, construcción de plazas y parques.

Cuba es el otro caso, con un claro estilo modernista, Art Deco y tropical previo a la revolución, como el Edificio Bacardi, que al llegar los rojos al poder, se dedicaron a re-decorar las fachadas con motivos revolucionarios, como la de la Plaza de la Revolución, con el gran rostro del Ché adosado. Obras como monumentos y plazas siguen la tendencia socialista, como el monumento a José Martí, y la vivienda sigue el modelo habitacional soviético. Al igual que China, todas las construcciones post-revolución han sido muy similares al estilo ruso.

Argentina arranca a comienzos de los 30’s con un claro estilo Art Deco y modernista y muy apegado al realismo social de finales del siglo XIX. Para los años 40’s con Juan Domingo Perón al poder, el estilo arquitectónico argentino cobraba su estilo particular, reflejado en obras como la Casa Vilar, la Casa Acosta, o la variedad de municipalidades de Coronel Pringles, Guamini, y los cementerios de Saldungaray, Laprida y Azul. Posterior a Perón se instalaron regímenes militares que al igual que el ex –mandatario estaban en contra de toda ideología roja. Durante el mandato de las diferentes juntas militares, la arquitectura argentina siguió su curso con un estilo cada vez más refinado. Este estilo fue difundido por todo el cono sur y tuvo un auge muy importante en Chile, donde también se modificó en un estilo propio.

Honduras se vuelve un caso particular. Con una historia y cultura muy rica, y una paleta de dónde obtener inspiración arquitectónica es impresionante que las primeras grandes construcciones se hayan dado con Tiburcio Carías Andino. A pesar de estar en contra de la ideología comunista y un fuerte aliado de Estados Unidos, se considera a Carías como el primer dictador moderno que tuvo Honduras. Sin embargo también se considera una época en la que Honduras tenía cierta estabilidad social. Numerosas obras públicas se construían y quizás la obra que más se recuerda, probablemente por ser un ícono de la actual cultura hondureña, es el Estadio Nacional construido en 1948 y obra del arquitecto Francisco Pratts.

Para los años 50’s, con Juan Manuel Gálvez al poder, el modernismo iba entrando con cierta fuerza de la mano del arquitecto Mario Valenzuela, diseñador del Palacio Legislativo. El objetivo era en parte desligar a Honduras del historicismo y presentar al país como aliado de la modernidad. Tanto Valenzuela como Pratts trabajaron en conjunto atacando diversos temas, siempre de la mano del modernismo, como ser vivienda social y ordenamiento vial.

Sin embargo terminado el Palacio Legislativo y el Banco Central, Honduras entra a una época de conflictos internos y los militares toman el poder. En esta época, desde mediados de los 50’s hasta finales de los 80’s, Honduras se mantiene en un momento en el que la producción y el avance arquitectónico se congela. No es sino hasta entrados los años 90, que Honduras comienza a asomar intentos arquitectónicos de vanguardia, sin embargo, nunca se logró una consolidación definitiva. La vivienda nunca adopta un sistema como el socialista, altamente práctico y sencillo, ni un ideal de conciencia comunitaria desarrollando plazas públicas y lugares de esparcimiento, o algún elemento arquitectónico que lo representara y pudiese llamarse propio.

A pesar de ser estilos arquitectónicos de regímenes militares desaparecidos, es imposible decir que con la arquitectura nazi y la soviética no se creara un estilo que reflejara y elevara la identidad de un pueblo, no era la mejor salida políticamente hablando, pero logró englobar las características de toda una historia y una nación, y mostrarlas e inculcarlas en su población. Ambos regímenes generaron un estilo arquitectónico basado en sus métodos de presión, pero que fue visualizado como un medio para alcanzar su identidad como nación, ya sea olvidada, perdida, o recientemente adquirida.

En una época en la que China apunta a ser una potencia mundial, su cambio es inevitable. Se aprecian obras vanguardistas y tan ajenas a esa costumbre socialista, pero no dejan de tener ese ‘algo’ chino. Serán las lucecitas que nunca olvidan, el rojo y el amarillo en todas las fachadas o las lámparas de papel redondas, pero es inevitable ver cómo se ha mantenido esa identidad arquitectónica. Un ejemplo de la evolución es la sede del CCTV, diseñado por OMA. En la actualidad, Cuba se ha mantenido re-deco-rando algunos de sus edificios pre-Castro con meros afiches anarquistas y pintados en rojo, y sin embargo se siente un estilo muy particular, una sola mezcla caribeña, Art Deco y socalista-modernista, que reflejan ese espíritu cubano. El Cono Sur ha seguido muy fielmente su inclinación arquitectónica desde los 30’s, con ejemplos de arquitectos vanguardistas como Felipe Assadi y Mathias Klotz, ambos chilenos, pero que no pueden hacer a un lado su origen. Lo que estos tienen en común, es que ninguno cambió su identidad por la instalación de nuevos regímenes, sino que siguió firme a sus tradiciones, costumbres e identidad, algo que ya tenían muy claros y bien grabados en su historia como nación.

Honduras vuelve a ser el caso particular. Nunca tuvo una arquitectura que se pudiera llamar hondureña o propia, la identidad y la historia no se ven reflejados en ningún lugar en los actuales edificios. Existe una imagen, la imagen vendida en la que la arquitectura de Honduras es la de revistas de estilos de consumo que aparentemente tienen un gran empuje en el país, y sin embargo ni eso se ha podido ‘hondureñizar’ y transformar, como lo hicieron los cubanos o los chinos.

Es realmente irónico cómo en sociedades opresoras como los nazis y comunistas, se obligaba a buscar, revivir o encontrar esa identidad que cada pueblo añora tener y exponer a todo pulmón. Estas corrientes políticas murieron hace mucho tiempo, pero su arquitectura es claramente identificable en cualquier lugar. Por otro lado, sociedades que tenían claramente definidas sus identidades, no sufrieron gran alteración en sus estilos arquitectónicos. Claros ejemplos son China, Cuba y Argentina, que hoy en día siguen diseñando sin desligarse de sus orígenes. Honduras sin embargo ni en épocas opresoras, ni en épocas democráticas ha podido congelar su identidad en arquitectura, ‘en piedra’, como los nazis, o teniendo tanto de donde obtener ideales, con tan rica cultura, no rescatarla como los chinos. Es realmente triste que la arquitectura, como la mayoría de los aspectos del país, siga en manos de unos pocos que prefieren lo ‘Florida’ a cualquier cosa hondureña por considerarla ‘arcaica’.

Izq: Maqueta del reordenamiento de Berlín. Al fondo se aprecia el VolksHalle, y al centro el Arco Triunfal diseñado por el mismo Hitler. Der: Maqueta del VolksHalle. Nótese la escala, con la Puerta de Brandeburgo a la derecha.




















Campos de Relevo del Partido Nazi. Al fondo el Märzfeld (Campo de Marcha), el Deutsche Stadion a la derecha, el Campo Zeppelin a la izquierda, la Große Straße (Gran Calle) al centro, el KongreßHalle (Salón del Congreso) al centro, y abajo la plaza Luitpold.
















Der: Maqueta del Deutsche Stadion. Frente al estadio, la Große Straße. Izq: Arquitectura Völkisch, del pueblo de Ordensburg Sonthofen




















Campo Zeppelin. Izq: Vista aérea Der: Iluminad0 por focos de armas antiaéreas.













Instituto Textil, Moscú


Universidad de Moscú, Rusia














Unidades habitacionales, Budapest, Hungría





Parlamento Rumano, Bucharest
Plaza Roja, Moscú















Conceptos del arquitecto Yakov Chernikov para ciudades soviéticas

















Mameyev Karen, Volgograd


















Memorial de Guerra, Kiev








Minero y agricultor, Moscú




















Monumento a los Héroes del Pueblo

Plaza de Tiananmen con la
y el Gran Salón del Pueblo Puerta de Tiananmen al fondo














Puerta Tiananmen




CCTV

















Edificio Bacardi Plaza de la Revolución





Monumento a José Martí















Casa Vilar, Argentina Casa Wladimiro Acosta, Argentina









Cementerio de Saldungaray, Argentina Cementerio Azul, Argentina







Municipalidad Coronel Pringles

Cementerio de Laprida, Argentina




















Casa Once Mujeres, Mathias Klotz Casa Schmidt, Felipe Assadi













Palacio Legislativo, Tegucigalpa












BIBLIOGRAFÍA

· Nazi Architecture
Wikipedia
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://en.wikipedia.org/wiki/Nazi_architecture

· Third Reich in Ruins
Geoff Walden
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://www.thirdreichruins.com/

· New York Architecture Images
Artículo: Fascist Architecture in Germany
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://www.nyc-architecture.com/ARCH/Notes-Fascist-GER.htm

· Communist Gothic: Architecture by Yakov Chernikov
Avi Abrams
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://www.darkroastedblend.com/2007/05/communist-gothic.html

· Stalinist Architecture
Wikipedia
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://en.wikipedia.org/wiki/Stalinist_architecture

· Urban planning in communist countries
Wikipedia
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://en.wikipedia.org/wiki/Urban_planning_in_communist_countries

· Historical memorial complex “To the heroes of the Stalingrad battle”
CIC Volgograd
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://mamayevhill.volgadmin.ru/00_n.htm

· Arquitectura en Cuba: Art Decó y Modernismo
gert.defever @ advalvas.be
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://membres.lycos.fr/architectuur/cuba/es-cuba.html

· “El Navegante Solitario”
Blog
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://images.google.hn/imgres?imgurl=http://farm2.static.flickr.com/1005/718548605_ecef549f87.jpg&imgrefurl=http://www.metayer.com.ar/%3Fp%3D242&h=500&w=375&sz=145&hl=es&start=76&um=1&tbnid=gEifuhHVAFYPcM:&tbnh=130&tbnw=98&prev=/images%3Fq%3Dmonumental%2Bdeco%2Bin%2Bpampas%26start%3D72%26ndsp%3D18%26um%3D1%26hl%3Des%26lr%3D%26sa%3DN

· Juan Perón
Wikipedia
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://en.wikipedia.org/wiki/Juan_Per%C3%B3n

· Apuntes históricos del congreso nacional de Honduras
Congreso Nacional
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://www.congreso.gob.hn/DatosHistoricos.htm

· Establecimientos e instituciones culturales
Sistema Nacional de Cultura
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://www.oei.es/cultura2/honduras/cap8.htm

· Tegucigalpa y el modernismo
El Heraldo
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
http://www.elheraldo.hn/nota3.php?nid=76376&sec=10&fecha=2007-06-09

· Imágenes obtenidas de:
Buscador de imágenes Google
Clave: house planning soviet, nazi architecture, albert speer, stalinist architecture, urban planning soviet, soviet sculptures, arquitectura cuba, tiananmen, soviet china, coronel Pringles, cementerio azul, cementerio saldungaray, cementerio laprida, arquitectura argentina 1930, tiburcio carías andino, arquitectura honduras, mario valenzuela, francisco pratts, estadio nacional Tegucigalpa, palacio legislativo tegucigalpa, congreso nacional tegucigalpa
Consulta: Miércoles 14 de Mayo, 2008
www.google.com

viernes, 26 de septiembre de 2008

Más Kant, un poco de Hegel

A continuación la presentación de Power point, correspondiente a la lección de hoy. Recuerden que la clase siguiente haremos un ensayo en clase, todos juntos, sobre las doctrinas estéticas de Kant, y en particular sobre sus cuatro momentos para definir lo bello. En el post anterior encontrarán el link al texto que pueden leer para comprender mejor eso último. Dejaré algunos textos pertenecientes al libro “Historia de la Belleza” de Umberto Eco, para que tengan otra fuente más de donde completar su investigación.

Además, la siguiente lección corresponde a Hegel, por lo que es necesario buscar información sobre él. Como en la ocasión anterior, presento algunas preguntas guía:

- ¿Quién fue Hegel? Una breve biografía.
- ¿En qué época dentro de la historia de la filosofía se sitúa? ¿Por qué se caracteriza?
- ¿Cuáles fueron sus aportes a la filosofía en general? Teorías, obras principales.
- ¿Desde su punto de vista, cómo define la estética, la belleza?
- ¿Similitudes y diferencias con los otros filósofos que hemos estudiado (Platón, Kant)?
- ¿Por qué es importante su pensamiento y obra desde un punto de vista arquitectónico?



“La razón y la belleza

Dialéctica de la belleza

Habitualmente se representa el siglo XVIII como un siglo racional, coherente, algo frío y distante, pero esta imagen, vinculada a la manera en que el gusto contemporáneo percibe la pintura y la música de la época, es claramente errónea. Stanley Kubrick mostró con agudeza en Barry Lindon cómo, tras el barniz glacial del Siglo de las Luces, se agitaban pasiones desenfrenadas y violentas, sentimientos arrebatadores, hombres y mujeres tan refinados como crueles. La violencia inaudita del duelo entre padre e hijo la recluye el director en un pajar que tiene la estructura arquitectónica de un edificio clásico de Palladio: así es como deberíamos intentar pensar y representar con mayor verosimilitud el siglo XVIII, el siglo de Rousseau, de Kant y de Sade, de la douceur de vivre y de la guillotina, de Leporello y Don Juan, de la exuberante belleza tardobarroca y rococó y del neoclasicismo.

Podríamos decir que en el siglo XVIII la persistencia de la belleza barroca se justifica en el gusto aristocrático del abandono a la dulzura de vivir, mientras que el severo rigor neoclásico se corresponde con el culto de la razón, de la disciplina y del cálculo, características propias de la burguesía en ascenso. Sin embargo, una mirada más atenta nos permitirá distinguir, junto a la vieja nobleza de corte, una nobleza emprendedora más joven y dinámica, de gustos y costumbres que ya son de hecho burgueses, modernizadora y reformista, que lee la Encyclopédie y discute en los salones. A esa misma mirada le costará reconocer, no obstante, en el siglo XVIII, entre la enorme estratificación de las clases de comerciantes, notarios y abogados, escritores, periodistas y magistrados, esos rasgos que un siglo más tarde permitirán identificar el tipo social del burgués.

A esta compleja dialéctica de castas y clases le corresponde una dialéctica del gusto igualmente compleja: a la abigarrada belleza rococó no se opone un único clasicismo, sino muchos clasicismos, que responden a exigencias diversas, a veces contradictorias entre sí. El filósofo ilustrado reclama la liberación de la mente de las nieblas del oscurantismo, pero simpatiza sin ningún problema con el monarca absoluto y con los gobiernos autoritarios; la razón ilustrada tiene su lado luminoso en el genio de Kant, pero tiene un lado oscuro e inquietante en el teatro cruel del marqués de Sade; igualmente, la belleza del neoclasicismo es una reacción vivificante al gusto del ancien régime, pero también una búsqueda de reglas ciertas y, por tanto, rígidas y vinculantes."

“Lo sublime de Kant

Será Immanuel Kant quien, en la Crítica del juicio (1790), definirá con mayor precisión las diferencias y las afinidades entre lo bello y lo sublime. Para Kant las características de lo bello son: placer sin interés, finalidad sin objetivo, universalidad sin concepto y regularidad sin ley. Lo que quiere decir es que se disfruta de la cosa bella sin desear por ello poseerla, se la contempla como si estuviese organizada perfectamente para un fin concreto, cuando en realidad su único objetivo es su propia subsistencia y, por tanto, se disfruta de ella como si encarnase perfectamente una regla, cuando ella misma es la regla. En este sentido una flor es un ejemplo típico de objeto bello, y precisamente por ello se entiende por qué forma parte de la belleza la universalidad sin concepto: porque no es un juicio estético el que afirma que todas las flores son bellas, sino el que dice que esta flor en particular es bella, y la necesidad que nos induce a decir que esta flor es bella no depende de un razonamiento basado en principios, sino de nuestro sentimiento. En esta experiencia “entran en juego libremente” la imaginación y la inteligencia. La experiencia de lo sublime es distinta. Kant distingue dos clases de sublime, el matemático y el dinámico. El ejemplo típico de sublime matemático es la visión del cielo estrellado. En este caso tenemos la impresión de que lo que vemos va mucho más allá de nuestra sensibilidad y tendemos a imaginar más de lo que vemos. Y esto es debido a que nuestra razón (la facultad que nos lleva a concebir las ideas de Dios, del mundo o de la libertad, que nuestra inteligencia no puede demostrar) nos induce a postular un infinito que no solo nuestros sentidos no consiguen captar, sino que tampoco nuestra imaginación llega a abarcar en una intuición única. Desaparece la posibilidad de un “libre juego” de la imaginación y de la inteligencia y nace un placer inquieto, negativo, que nos hace sentir la grandeza de nuestra subjetividad, capaz de querer algo que no podemos poseer.

Un ejemplo típico de lo sublime dinámico es la visión de una tempestad. Lo que nos conmueve en este caso no es la impresión de una vastedad infinita, sino de una infinita potencia: también en este caso resulta humillada nuestra naturaleza sensible, y de ello se deriva una vez más una sensación de malestar, compensada por el sentimiento de nuestra grandeza moral, contra la que nada valen las fuerzas de la naturaleza. Estas ideas, retomadas más tarde, y a lo largo de todo el siglo XIX, por numerosos autores y con matices diversos, alimentarán por sí solas la sensibilidad romántica. Para Schiller, lo sublime será un objeto ante cuya representación nuestra naturaleza física percibe sus propios límites, del mismo modo que nuestra naturaleza razonable siente su propia superioridad y su independencia de cualquier límite (Sobre lo sublime). Para Hegel, es el intento de expresar el infinito sin hallar en el reino de los fenómenos un objeto que se muestre adecuado a esta representación (Lecciones de estética, II, 2).

Se ha dicho, no obstante, que la noción de lo sublime se afirma en el siglo XVIII de forma original e inédita en la medida en que se refiere a una sensación que experimentamos frente a la naturaleza, no frente al arte. Aunque autores posteriores apliquen también –y además- la noción de lo sublime a las artes, la sensibilidad romántica tiene planteado un problema: ¿cómo se puede representar artísticamente la impresión de sublimidad que se experimente ante los espectáculos de la naturaleza? Los artistas lo intentarán por diversos procedimientos, pintando o narrando (o incluso expresando musicalmente) escenas de tempestad, de llanuras interminables, de helados glaciares, o sentimientos exasperados.

Existen, no obstante, cuadros, como algunos de Caspar David Friedrich, en los que se representan seres humanos que contemplan lo sublime. El ser humano está de espaldas, de modo que no es a él a quien debemos mirar, sino a través de él, poniéndonos en su lugar, viendo lo que él ve y sintiéndonos como él un elemento insignificante en el gran espectáculo de la naturaleza. En todos estos casos, más que representar la naturaleza en un momento sublime, la pintura pretende representar (con nuestra colaboración) nuestra experiencia del sentimiento de lo sublime.”

lunes, 22 de septiembre de 2008

Clase del viernes 26 de septiembre de 2008

1) Se discutirá el ensayo “Las matemáticas de la vivienda ideal”, del libro “Manierismo en la arquitectura moderna” de Colin Rowe. (Ver post sobre “Cómo leer un libro” para tener una idea de cómo debe abordarse)

2) Se discutirán los hallazgos que hagan sobre arquitectura fractal:

- Orígenes: conceptos teóricos, base matemática
- Algunas obras, exponentes
- Lugar dentro de la arquitectura contemporánea
- Relación con filósofos estudiados en clase

3) Se discutirá la estética desde la perspectiva de Kant.

Como guía, dejo algunas preguntas que pueden servir para su búsqueda.
- ¿Quién fue Immanuel Kant? Una breve biografía.
- ¿En qué época dentro de la historia de la filosofía se sitúa? ¿Por qué se caracteriza?
- ¿Cuáles fueron sus aportes a la filosofía en general? Teorías, obras principales.
- ¿Desde su punto de vista, cómo define la estética, la belleza?
- ¿Por qué es importante su pensamiento y obra desde un punto de vista arquitectónico?

Dejo un link para que sirva de guía, pero debe ser una más entre las varias fuentes que deben consultar.

Cómo leer un libro (de ensayo)

Uno de los objetivos primordiales de Teoría Superior es que investiguemos los temas que se verán en la clase de manera que podamos discutir entre nosotros pero también que sepamos expresarlos de manera escrita. Como probablemente debido a la carrera hemos descuidado nuestras habilidades de redacción hemos de auxiliarnos de las dos técnicas esenciales para escribir mejor: leer y practicar. A continuación presentamos un pequeño resumen del libro de Mortimer J. Adler y Charles Van Doren “Cómo leer un libro”, pero nos enfocaremos en lo que concierne a la lectura de libros de ensayo, o ensayos sueltos. Este resumen puede ser un buen punto de partida para analizar cualquier lectura que sea asignada, o cuando se está realizando la búsqueda de información para ser discutida en el aula. Sin embargo investigar y leer no es suficiente, es necesario tener nuestro propio criterio y desarrollar nuestra perspectiva, y eso se logra escribiendo frecuentemente, hasta que podamos dar a entendernos de forma clara y natural. Aquí entra la participación de los alumnos en el blog…

Volviendo a cómo leer un libro, lo primero que tenemos que saber es que la capacidad para una mayor actividad en la lectura con un mayor esfuerzo es lo que hace a un buen lector; debe exigirse a sí mismo y al texto que tiene en sus manos. Cuando leemos revistas, periódicos o cualquier texto que no represente un reto para nosotros estamos leyendo para aumentar nuestro bagaje de información, para acumular datos, ejercitar la memoria, pero si nos encontramos con textos que al principio no se entienden plenamente estamos leyendo para obtener comprensión. Sólo se requieren unos cuantos pasos para superar esa desigualdad inicial entre el lector y el libro. La idea es que una persona sin ningún tipo de ayuda externa, sólo con su libro, se eleven desde un estado de comprensión menor hasta uno de comprensión mayor en un tema. Esto tiene que ver con el nivel de lectura que estamos aplicando. El primer nivel, el de la lectura primaria es aquel en el que entendemos gramaticalmente una frase, reconocemos su significado, como cuando estamos aprendiendo a leer en la escuela. Más adelante está la lectura de inspección, la analítica y la lectura paralela. Nosotros nos centraremos en estos dos niveles intermedios, porque son los que resultan útiles en el nivel en el que nos encontramos; la lectura paralela es práctica si estamos leyendo varios libros a la vez sobre un mismo tema para realizar un trabajo de tesis por ejemplo.
La lectura de inspección sirve para familiarizarnos con el libro, darle una primera aproximación y clasificarlo según su tema. Vamos a mirar el título y el prólogo si existe, y trataremos de ver a qué categoría pertenece el libro. En esta hojeada se revisa el índice de materias para darnos una idea general de la estructura en que está compuesto, y también el índice al final del libro de manera que veamos el alcance de los temas y los autores que son citados. Muchas veces la propaganda publicitaria nos da un resumen de los puntos principales de la obra, pero también se tiene que explorar por dentro: buscar resúmenes al final de los capítulos, tratar de buscar algún argumento importante a lo largo de todo el texto. Seguidamente se pasa a la lectura superficial, en la que se lee por completo el libro, sin detenerse a buscar o a reflexionar sobre cualquier cosa que no se entienda. Esto es muy importante porque es las siguientes etapas se aclaran los aspectos que requieren un poco de esfuerzo para ser comprendidos, pero cuando uno ya ha leído todo el contenido se sabe qué esperar.

Mientras lee, el lector debe plantear preguntas y tratar de responderlas. La primera es: ¿Sobre qué trata el libro en su conjunto? De esta manera identificaremos el tema principal y los temas secundarios que lo conforman. ¿Qué dice en detalle y cómo lo dice? Se refiere a las ideas, los argumentos, el mensaje en concreto que quiere transmitir el autor. ¿Es el libro verdad, total o parcialmente? No sólo basta con conocer la opinión del que escribe, la persona que lee está obligada a formar su propia opinión, una vez que ha comprendido el texto, claro está. ¿Qué importancia tiene?: ¿tiene el texto alguna aplicación a nuestra vida, ya sea para cambiar nuestra forma de pensar o actuar? ¿Por qué piensa el autor que es importante que sepamos lo que él tiene que decir?

Cuando algo nos pertenece lo cuidamos más, nos sentimos identificados con él, pues tener un libro no significa sólo ser su dueño en el aspecto material. Debemos apropiarnos de él en todos sus niveles, escribir en él la reacciones que vayamos experimentando mientras se lee, destacar argumentos subrayándolos, haciendo líneas verticales en el margen, asteriscos, números, si hay una secuencia en estos argumentos, o si es necesario remitirse a otras páginas; rodear con círculos las palabras o frases clave, escribir nuestras propias preguntas y respuestas, resumir con nuestras palabras lo que se dijo, las opiniones que tenemos al respecto, cualquier cosa que más adelante podamos recordar y nos haga más fácil buscar en el libro, saber dónde queda cada cosa. Al terminar esta lectura de inspección sabremos con qué clase de libro estamos tratando, de qué trata en su conjunto y cuál es el orden que tiene. Esta primera parte se refiere al contenido estructural, a la unidad y la organización entre sus partes; de allí se pasa al contenido conceptual, la veracidad e importancia de la obra, que extraeremos gracias a la lectura analítica.

Primero, descubriremos sobre qué trata el libro. Es esencial saber qué clase de obra se está leyendo, porque de eso depende el método que usaremos para acercarnos a él. Por ejemplo, los libros de ensayo transmiten conocimientos; consisten fundamentalmente en opiniones, teorías, hipótesis, especulaciones cuya veracidad se asegura más o menos explícitamente. Sin embargo, dentro de los libros de ensayo encontramos subdivisiones como la historia y la filosofía. La filosofía busca verdades generales, no narran acontecimientos del pasado cercano o lejano y se remiten a hechos y observaciones comunes a la experiencia del hombre promedio. Si ya sabemos de qué es el libro, el siguiente paso es expresar de qué trata su tema principal. Esto se puede hacer en una sola frase o en unas cuantas, teniendo como máximo un párrafo breve. Luego debemos buscar con mayor detenimiento las partes más importantes y mostrar que tienen un orden unas respecto a las otras y respecto a la unidad del conjunto. Para los libros de ensayo hay un truco: generalmente este tipo de textos exponen su plan en el prólogo o en los primeros párrafos y luego lo desarrollan. Pero debemos continuar buscando si nuestro autor no recurre a este recurso, esa es nuestra función como lectores, descubrir el esqueleto que forma la discusión. (Cuando sea nuestro turno de escribir partiremos del esqueleto para luego cubrirlo, y seremos exitosos si nuestra exposición tiene unidad, claridad y coherencia.) Pasaremos entonces a averiguar en qué consisten los problemas que plantea el autor. Podemos escribir en el margen las preguntas que él espera responder con el mayor nivel de detalle posible, y si hay se agregan las preguntas secundarias o subordinadas.

En la segunda etapa trataremos de interpretar el contenido del libro, encontrando las palabras importantes del texto. Las palabras importantes son generalmente todas aquellas que crean problemas para el lector, porque pertenecen a un vocabulario técnico propio del tema. Descubriremos su significado según el contexto en el que estén insertadas, empleando el significado de todas las otras palabras que las rodean. El diccionario será un último recurso, de emergencia nada más. Además de las palabras clave, hay que señalar las oraciones más importantes de un libro y descubrir las proposiciones que contienen. Las proposiciones son más que una opinión personal, deben tener un respaldo, razones válidas para ser creíbles. Si es posible, incluso deben encontrarse los párrafos del libro que enuncien los argumentos importantes, pero si no son tan evidentes es la tarea del lector construirlos él mismo, a partir de oraciones de diferentes párrafos hasta constituir un argumento. Finalmente, debemos averiguar si el autor encontró soluciones, si respondió a sus propias preguntas.

Las siguientes reglas se refieren a lo necesario para criticar un libro, para juzgarlo como un buen o mal vehículo de comunicación de conocimientos. Parece evidente, pero no podemos decir “estoy de acuerdo”, “no estoy de acuerdo” o “suspendo el juicio”, si no podemos decir con relativa certeza “lo comprendo”. Es nuestra responsabilidad repasar de nuevo las dos primeras etapas de la lectura analítica hasta sentirnos seguros de nosotros mismos con respecto a lo aprendido, no hay excusa para no entender. Si llegado el momento estamos en desacuerdo con el autor, debemos nosotros, al igual que él, ser razonables en nuestra discusión, tener razones válidas, que no sean emocionales o prejuiciosas para no creerle. Para ello distinguiremos entre conocimiento y simple opinión personal, que es un juicio sin nada que lo respalde. Al cuestionar al escritor podemos decir varias cosas: está desinformado, si le falta algún conocimiento importante respecto al problema; está mal informado, si afirma algo que no es cierto y es ilógico si alguna de sus conclusiones no deriva de las razones que expuso, o incoherente si dos cosas que ha intentado decir son incompatibles. También puede darse el caso que no haya resuelto los problemas que había planteado y quedó incompleto.

En pedagogía se distingue entre el aprendizaje mediante la instrucción, en el que una persona enseña a otra mediante el lenguaje hablado o el escrito, y el aprendizaje mediante el descubrimiento en el que el proceso de aprender algo es individual por medio de la investigación y la búsqueda o la reflexión, sin necesidad de profesor. En nuestra clase tenemos la oportunidad de combinar ambos métodos, con la ventaja de que podemos comparar lo que cada uno descubre al discutir entre nosotros. En la publicidad de un libro que se opone al deconstructivismo un crítico escribió: “Desafortunadamente, a los arquitectos en general no les gusta leer, así que no leen libros teóricos y artículos críticos de pensadores. Solo miran fotografías.” No le demos la razón.

A continuación presento la puntualización de las etapas de la lectura analítica, para que sean fáciles de imprimir y de tener a mano mientras se lee. Para la siguiente clase quedó asignada la lectura del ensayo “Las matemáticas de la vivienda ideal” de Colin Rowe. Se harán preguntas sobre esto que se ha explicado.

I. Primera etapa de la lectura analítica: reglas para descubrir sobre qué trata un libro
1) Clasificar el libro según la clase y el tema
2) Enunciar sobre qué trata el libro con la mayor brevedad posible
3) Enumerar las partes más importantes según su orden y correlación y perfilar dichas partes al igual que se ha hecho con el todo.
4) Definir el problema o los problemas que ha tratado de resolver el autor.

II. Segunda etapa de la lectura analítica: reglas para interpretar el contenido de un libro
5) Llegar a un acuerdo con el autor interpretando las palabras clave.
6) Comprender las proposiciones más destacadas del autor reflexionando sobre las oraciones más importantes.
7) Conocer los argumentos del autor hallándolos en las secuencias de oraciones o construyéndolos a partir de éstas.
8) Determinar qué problemas ha resuelto el autor y cuáles no, y de entre estos últimos, cuáles sabe el autor que no ha logrado resolver.

III. Tercera etapa de la lectura analítica: reglas para criticar un libro
a) Máximas generales de la etiqueta intelectual
9) No empezar la crítica antes de haber completado el perfilado y la interpretación del libro.
10) No disentir por puro afán de polémica.
11) Demostrar que se reconoce la diferencia entre conocimiento y simple opinión personal, aportando buenas razones para cualquier juicio crítico.

b) Criterios especiales para los puntos de crítica
12) Mostrar dónde está desinformado el autor
13) Mostrar dónde está mal informado el autor
14) Mostrar dónde es ilógico el autor
15) Mostrar dónde es incompleto el análisis del autor

sábado, 20 de septiembre de 2008

Platón, base de toda Teoría Estética

He aquí la presentación de la segunda clase, que trata sobre la Estética según Platón.

Platon
View SlideShare presentation or Upload your own.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Introducción a la Estética y su relación con la Historia y Teoría de la Arquitectura

Presentamos a continuación la presentación en Power Point correspondiente a la primera clase.

Introducción a la Teoría
View SlideShare presentation or Upload your own.

domingo, 14 de septiembre de 2008

¡Bienvenidos!

Este es el blog oficial de la clase de Teoría Superior perteneciente a la carrera de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Aquí estaremos compartiendo ensayos, tanto de ex alumnos como de alumnos actuales, fotos, videos, o cualquier tipo de información relacionada con filosofía arquitectónica. ¡Esperamos que lo disfruten!